México DF. México dijo este sábado que enviará de regreso a su embajador en Honduras, retirado tras el golpe de Estado de junio del 2009, en medio de lo calificó como "avances significativos" en el país para atender los problemas generados tras el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya.

México fue uno de los primeros países en condenar el derrocamiento de Zelaya por parte de militares, que lo expulsaron hacia Costa Rica el 29 de junio del año pasado.

Pero luego de largas negociaciones diplomáticas y elecciones que se celebraron en noviembre del año pasado, el país centroamericano ha logrado lentamente el reconocimiento del gobierno del presidente Porfirio Lobo y el reinicio de la ayuda internacional.

"Con esta decisión México normaliza sus relaciones diplomáticas con Honduras y hace votos porque esta medida contribuya a promover el entendimiento, la cooperación, la seguridad y el fortalecimiento de las instituciones democráticas en la región", dijo la cancillería mexicana en un comunicado.

El viernes, el gobierno de Chile anunció también la restitución de su embajador en Tegucigalpa.

México dijo que recibió un informe de una comisión creada por la Organización de Estados Americanos para analizar la situación en Honduras, que muestra "avances significativos por parte del gobierno y otros actores hondureños para atender los principales problemas derivados del Golpe de Estado".

El informe también "denota una actitud positiva tanto del presidente Porfirio Lobo como del ex presidente José Manuel Zelaya".

El ex mandatario derrocado, quien se encuentra exiliado en República Dominicana, no quiere volver al país mientras no se le garantice que no será juzgado por varias causas pendientes en tribunales. Lobo le ha ofrecido garantías para que enfrente los juicios en libertad.