Santa María Tlahuitoltepec. Una llamada durante la madrugada de este martes derivó en reportes exagerados de un alud en un remoto poblado en México, que desviaron la ayuda urgente en otros lugares afectados por las fuertes lluvias, dijo un jefe de cuerpos de rescate.

La llamada hecha el martes por un funcionario de Santa María Tlahuitoltepec, advirtiendo que unas 500 personas habían quedado atrapadas en sus casas en este empobrecido pueblo del sureño estado de Oaxaca, generó una gran movilización de socorristas de todo el país.

Gran parte de la operación fue cancelada más tarde, cuando se supo que el tamaño de la tragedia era mucho menor, con sólo una docena de personas desaparecidas y un puñado de casas destruidas y algunas otras dañadas.

El jefe de los socorristas de Oaxaca, Manuel Maza, dijo que la falsa alarma distrajo la atención de otros lugares con problemas más serios en el estado, que se ha visto afectado por las lluvias relacionadas con la depresión tropical Matthew.

"La parte final de Matthew dejó una docena de puentes dañados y unos 20 pueblos incomunicados. La movilización (a Santa María Tlahuitoltepec) distrajo la atención de esas áreas", dijo a medios locales.

Centenares de socorristas viajaron este martes hasta ese lugar luego de los reportes de que las víctimas podrían sobrepasar las 500 personas.

Los estados vecinos de Tabasco y Chiapas también están padeciendo los embates del mal clima.

Alud en Chiapas. El presidente de México, Felipe Calderón, informó que un nuevo deslave en un poblado del sureño estado mexicano de Chiapas, golpeado por lluvias producto de recientes tormentas tropicales, dejó al menos 12 muertos.

El mandatario informó a través de su cuenta en Twitter que se está enviando cuerpos de rescate al pueblo de Amatán.

"Estamos movilizando ayuda para auxiliar. El gobernador me informa 12 muertes", dijo Calderón.

En el vecino estado de Oaxaca, casi una docena de personas están desaparecidas tras un alud que este martes sepultó varias casas.

(Con información de Reuters)