El presidente José Mujica viajará este martes a México, un destino que cobró por estos días una doble importancia para los intereses del país.

Por un lado, es el único país con el que Uruguay tiene un Tratado de Libre Comercio (TLC) que desde su firma en 2004 intensificó el intercambio con un saldo positivo para Uruguay. Por otro lado, México pasó recientemente a presidir el G20, el grupo de países industrializados y de algunos emergentes avanzados, desde donde surgieron críticas a Uruguay al ser calificado como paraíso fiscal.

Ese tema estará en la reunión que el próximo miércoles mantendrán “a solas” Mujica y el madatario mexicano Felipe Calderón en Guadalajara, según se informó.

Fuentes de cancillería comentaron a El Observador que México “apoya a Uruguay en su diferendo con Francia” y considera que el presidente Nicolás Sarkozy “dio una opinión personal que no representó a todo el G20”. “México nunca estará en la línea Sarkozy” explicaron las fuentes mexicanas. De todos modos no está claro cómo México expresará su respaldo.

El mandatario galo acusó a Uruguay y a otras naciones, de ser paraísos fiscales “que serán perseguidos” y “apartados de la comunidad internacional”. Eso provocó una respuesta de rechazo del Poder Ejecutivo uruguayo que logró el apoyo de Brasil, aunque no de Argentina, lo que bloqueó una reacción común del Mercosur.

Brasil, Argentina y México son los tres países latinoamericanos que integran el G20. De concretarse el apoyo de México, que se sumará al de Brasil, la Cancillería habrá obtenido una victoria diplomática, interpretan en el gobierno.

De todos modos, Mujica piensa llegar a Guadalajara con el diferendo con Francia casi diluido.

Voceros mexicanos comentaron a El Observador que la visita “tiene más de político que de comercial”.

Una señal de ello será la firma que pondrán los mandatarios para dejar instalado el Consejo que instrumentará el acuerdo de asociación estratégica entre México y Uruguay, que elevará al máximo el nivel de relacionamiento.

El ministro Luis Almagro (Relaciones Exteriores) comentó a corresponsales extranjeros en Montevideo que con este viaje se buscará “incrementar las relaciones políticas y comerciales”.

Mujica va además en calidad de presidente pro témpore del Mercosur e invitará a Calderón a la cumbre regional del bloque del próximo 20 de diciembre en Montevideo. El presidente se quejó de que los problemas de la región se lleven a foros como el G20, en un claro mensaje al lobby que ejerció Argentina para dejar mal parado a Uruguay, que hasta ahora rehusó intercambiar datos tributarios con el vecino país.

En la agenda, Mujica tiene marcada además dos reuniones políticas: una con el gobernador del Estado de Jalisco, Emilio González y otra con el presidente del gobierno municipal Jorge Sandoval.

México incluso tuvo el gesto de enviar al avión presidencial para buscar a Mujica a Panamá, punto de escala del vuelo comercial que llevará a la delegación oficial desde Carrasco.