México D.F. “No consultamos a los presidiarios para definir nuestra política exterior”, afirmó la subsecretaria de Relaciones Exteriores de México, Lourdes Aranda, en el marco de la fuerte tensión diplomática que afecta a México y Francia debido al caso de Florence Cassez, una francesa procesada en el país latinoamericano por secuestro.

Para la funcionaria la decisión del presidente francés, Nicolás Sarkozy, de dedicar el Año de México en Francia a esta situación, “es inaudita”.

Y en respuesta al presidente galo que afirmó que quiere “resolver el problema humanitario grave de la joven sentenciada a 60 años de cárcel por secuestro”, Aranda dijo a El Universal que “un tema que realmente es de carácter humanitario son las víctimas de los secuestros”.

Por su parte, el embajador de México en Francia, Carlos de Icaza, abrió la posibilidad de que se continúe el programa del Año de México en dicho país europeo, si se retira la condición de que en cada
acto se recuerde a Cassez.

Sin embargo, la participación de las empresas mexicanas en más de 15 ferias comerciales y eventos de promoción en Francia continuarán contando con el apoyo de ProMéxico, a pesar del conflicto diplomático.