México D.F. El Senado mexicano aprobó en comisiones un procedimiento para regular las actividades del Ejército en la seguridad pública, el cual establece que los militares sólo podrán estar fuera de los cuarteles cuando un gobernador o el Congreso local compruebe ante el Consejo de Seguridad Nacional y el Senado, que las policías de su zona están rebasada  por grupos delictuales.

En esos casos, el Senado autorizará la Declaratoria de la Existencia de una Afectación a la Seguridad Interior, la cual establecerá  la institución militar y el número de efectivos que trabajarán en una estrategia de seguridad focalizada.

Se especifica que bajo ninguna circunstancia el Ejército estará en las calles de manera ilimitada.

Con ello se limitan las facultades del Presidente de la República para disponer del Ejército, Armada y Fuerza Aérea en materias de seguridad interior.

Asimismo, las Fuerzas Armadas tendrán que informar al Senado sobre los resultados de sus operativos, dijo El Informador.

También se acordó que, a petición de las autoridades, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) vigilará las actividades del Ejército cuando lleve a cabo tareas de seguridad pública durante una declaratoria de estado de emergencia.