Ciudad de México. De las 2.458 administraciones públicas municipales y delegacionales censadas al finalizar el 2016 por el Inegi, apenas 167 de ellas afirmaron contar con algún plan o programa anticorrupción y 1.900 declararon definitivamente no contar con él.

La infomación del Censo Nacional de Gobiernos Municipales y Delegacionales 2017 señala que estas cifras se traducen en que sólo 6,8% de los municipios y delegaciones cuentan con alguna estrategia para combatir la corrupción y la mayoría, 77,3% no.

Otro 9,6% de las administraciones dijo estar en un proceso de integración, mientras que 6,3% afirmó no saber si contaban o no con un plan o programa para este propósito.

Al cierre del año se registraron a poco más de 1 millón de empleados en administraciones públicas y municipales y tan sólo 49.939 servidores públicos que prestaron servicios a nivel municipal o delegacional acreditaron algún curso de capacitación anticorrupción. De este grupo, la gran mayoría fueron mujeres.

De los casi 50.000 servidores públicos que sí se han capacitado en el combate a la corrupción, la mayoría se concentró en gobiernos del estado de Guanajuato, ya que 27,8% de ellos desempeño labores en municipios de la región.

Sinaloa, Tamaulipas y Durango son los estados más atrasados en el enfrentamiento a la corrupción. En cada una de estas entidades sólo 0,1% de sus servidores públicos a nivel municipal se capacitó para frenar la corrupción. Aguascalientes, Chihuahua y Baja California Sur continúan la lista.