México D.F. México tendrá su agencia espacial, un sueño hecho realidad para los científicos, pero que comenzará a operar con un presupuesto limitado que anula la posibilidad de que el país pueda construir sus naves espaciales propias, según especialistas.

El Congreso dio esta semana el aval para la creación de la Agencia Espacial Mexicana (AEXA), un proyecto presentado en 2005 por un diputado y que estuvo desde entonces estancado o bajo revisión por parte de legisladores. La iniciativa entrará en vigor cuando el presidente Felipe Calderón la promulgue.

La AEXA, a la que algunos en el país ya le llaman "la NASA mexicana", contará con un presupuesto inicial de 10 millones de pesos (US$818.000 dólares) para este año y su labor estará dirigida a delinear la política espacial mexicana.

Aún no está definido en que parte del país será instalada.

El propósito de la agencia es "impulsar estudios e investigaciones científicas y tecnológicas asociadas a la materia espacial, así como promover la formación de especialistas en la misma", detalló el dictamen aprobado el martes por los diputados.

El primer astronauta mexicano fue Rodolfo Neri Vela, un ingeniero en mecánica y electrónica que participó como tripulante en 1985 en una misión del Transbordador Espacial Atlantis.

La agencia estará bajo la órbita de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y su director deberá ser nombrado por el presidente.

"Obviamente México no va a construir su propia nave para ir al espacio", dijo al diario El Universal el astronauta mexicano-estadounidense de la NASA, José Hernández, uno de los promotores de la iniciativa.

"Lo que sí puede hacer es seleccionar ciertas tecnologías, ciertos nichos en donde va a invertir y hacerse experto, líder mundial en diversas tecnologías para comercializarlas", agregó Hernández, quien en el 2009 participó en una misión espacial del transbordador Discovery.