El presidente de Brasil, Michel Temer, fue acusado por un delator de la empresa constructora Odebrecht de haber pedido un soborno de US$13 millones relativos a un 5% de un contrato de Petrobras en 2010, un episodio que elevó la desconfianza entre el hoy gobernante con su antecesora y compañera de fórmula, Dilma Rousseff.

La declaración está incluida en el video divulgado por el Supremo Tribunal Federal por parte del ex presidente de Odebrecht Ingeniería Industrial, Marcio Faria da Silva, quien narró que el acuerdo se realizó en la oficina de Temer, en el barrio Alto de Pinheiros, en San Pablo, en 2010.

Los videos de 39 de los 77 delatores de Odebrecht están causando estragos en la clase política brasileña, ya que los ejecutivos denuncian, a cambio de reducción de penas, haber corrompido o financiado campañas electorales en forma ilegal.

Aparecen delatados ex presidentes como Luiz Inácio Lula da Silva, Dlma Rousseff, Fernando Henrique Cardoso y Fernando Collor de Mello.

Aparecen delatados ex presidentes como Luiz Inácio Lula da Silva, Dlma Rousseff, Fernando Henrique Cardoso y Fernando Collor de Mello, pero también como receptores de coimas millonarias todos los líderes y ex candidatos presidenciales del PSDB, los senadores Aecio Neves y José Serra y el gobernador paulista, Geraldo Alckmin.

En la denuncia más grave hasta ahora contra el actual presidente, el delator dijo que Temer encabezó una reunión para el pago de coimas de US$13 millones al Partido del Movimiento de la Democracia Brasileña (PMDB).

En esa época Temer era candidato a vicepresidente de Rousseff y el PMDB controlaba una dirección dentro de Petrobras la cual era una de las fuentes de recaudación del partido del hoy mandatario.