Santiago. La presidenta Michelle Bachelet anunció la creación de las primeras 534 salas-cuna, de un total de 4.500, en 382 localidades de Chile, como parte de la gran Reforma Educacional propuesta por su gobierno.

Las nuevas salas tendrán más superficie por niño y nuevas aulas para juegos motrices, yoga y bailes, con mejores adaptaciones para niños con necesidades educativas especiales.

Cada establecimiento contará con patios más equipados y con zonas ecológicas, un recinto para comedor y recursos didácticos para apoyar las planificaciones, evaluaciones y actividades de aprendizaje.

"Sabemos que es importante atacar la desigualdad desde la raíz y desde la más tierna infancia; es que no tenemos tiempo que perder, y acá estamos hablando no sólo de cupos, sino de cupos con mayores estándares de calidad", agregó Bachelet.

Señaló que "cuando un niño crece adecuadamente aprende otros valores, a convivir con sus pares, a tenerse respeto entre las niñitas y los niñitos, aprenden hábitos de disciplina, de trabajo en equipo, todas cosas importantes para ser niños más felices, pero también para ser ciudadanos mejores, cuando sean adultos".

A ello se sumarán 1.200 salas de jardín infantil, para incorporar a 34.000 niños y niñas de 2 a 4 años al sistema.

La meta del gobierno es llegar a la cobertura promedio de esos centros para niños de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que llega al 30%, mientras Chile sólo tiene un alcance de 17%.

Al respecto, la viceministra de Educación, Valentina Quiroga afirmó que "el compromiso del gobierno no es sólo alcanzar cobertura, sino que avanzar simultáneamente en calidad".

El gobierno ha anunciado que se va a crear una Subsecretaría de Educación Parvularia, que estaría encargada de diseñar y coordinar las políticas públicas para el ciclo de los niños de 0 a 6 años.

También se establecerá una Intendencia de Educación Parvularia, que junto con la Junta Naciones de Jardines Infantiles, entregará educación pública, gratuita y de calidad para todos los niños y niñas del país.

Bachelet ha reiterado que "queremos un país más justo, más inclusivo, más solidario, donde se nos respeten los derechos, donde sintamos que la dignidad que nos merecemos es lo que recibimos.

"Y sabemos que ello se cumplirá cuando nuestros hijos, nuestros sobrinos, nuestros nietos, tengan mejores oportunidades desde el comienzo."