Santiago. La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, dejó el cargo este domingo tras su segundo periodo como mandataria de un Gobierno catalogado como el más reformista del país austral en los últimos 28 años.

La gobernante impulsó durante sus cuatro años (2014-2018) como jefa de Estado varias reformas que repercutieron directamente en el empresariado y la población civil.

"Los derechos sociales fueron una de las grandes apuestas de Michelle Bachelet. Reconquistar o intentar conquistar algunos derechos sociales que no estaban consagrados en la institucionalidad chilena", señaló a Xinhua el doctor en ciencias políticas y académico de la Universidad de Santiago (Usach) Rene Jara.

Uno de los grandes legados de Bachelet será la gratuidad en la educación superior, que en la actualidad permite a 262.160 alumnos estudiar gratis, es decir, uno de cada cuatro jóvenes que cursan una carrera en el sistema de educación superior chileno, según datos oficiales.

Además, consideró el experto, este Gobierno logró avances en el acceso a la vivienda y las políticas mediambientales.

"El avance que hubo en estos últimos cuatro años respecto al incremento del uso de energías renovables es fabuloso, es un caso prácticamente de estudio a nivel mundial, de cómo se avanzó en una matriz que incorpora las energías renovables", puntualizó.

El Gobierno de Bachelet tuvo que enfrentar no obstante las críticas por la desaceleración que vivió el país durante toda la gestión de la primera mujer presidenta en Sudamérica.

A raíz de una reforma tributaria que buscó aumentar los impuestos a los más ricos, cayó el precio del cobre, el principal producto de Chile, y la economía del país se estancó en un 1,7%.

A raíz de una reforma tributaria que buscó aumentar los impuestos a los más ricos, pero que sufrió varios traspiés en su desarrollo, cayó el precio del cobre, el principal producto de Chile, y la economía del país se estancó en un 1,7%.

Esto se sumó a las bajas de las principales economías mundiales en el segundo mandato de Bachelet.

"Obviamente hubo factores externos que provocaron este proceso de desaceleración y también factores políticos, principalmente en término de las respuestas del mundo productivo empresarial que fue negativa a algunas de las reformas que la presidenta impulsó", detalló a Xinhua el doctor en economía y académico de la Usach Víctor Salas.

A su juicio, tras la desaceleración, el país retomó un rumbo de crecimiento que se consolidó en el último trimestre.

Salas aludió también a la respuesta negativa del mundo empresarial a las reformas de Bachelet.

El presidente de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), Bernardo Larraín, advirtió por ejemplo de que el "impulso reformista" de Bachelet es uno de los responsables de la desaceleración.

A fines de febrero, no obstante, el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Angel Gurría, comentó que Chile fue una de las naciones que logró manejar mejor la desaceleración mundial, aunque hizo hincapié en los altos niveles de desigualdad en el país.

Una de las grandes promesas de campaña de Michelle Bachelet fue el cambio de la Constitución, aunque sólo alcanzó a enviar el proyecto de reforma unos días antes de dejar el cargo.

Para Jara, hubo avances en la participación en los cabildos para discutir los cambios a la Carta Magna, sin embargo, según el experto, el trabajo quedará para el próximo mandatario del país, Sebastián Piñera.

Chile Vamos, la coalición que apoya al presidente electo, no ve con buenos ojos el proyecto de reforma de un texto que rige al país desde 1980, cuando se aprobó durante la dictadura del general Augusto Pinochet (1973-1990).

En términos sociales, durante el mandato de Bachelet destacan la creación del Ministerio de las Culturas y el Ministerio de la Mujer, como también la despenalización del aborto en tres causales y el voto a los chilenos en el extranjero, quienes podrán sufragar por primera en la historia del país.

Una de las áreas que más se le ha criticado a la mandataria es el manejo de la migración.

Según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), entre los años 2010 y 2015 la población de inmigrantes en Chile aumentó, en promedio, un 4,9% al año.

El dirigente de la Coordinadora Nacional de Inmigrantes, Rodolfo Noriega, ha reiterado que es urgente modernizar la ley migratoria para mejorar las condiciones de los extranjeros en Chile, que en su mayoría son colombianos, haitianos y venezolanos.

En su última aparición televisiva, la gobernante confesó que en su Gobierno "no ha sido todo perfecto", pero que "ha hecho de Chile un país mejor" .

Michelle Bachelet encabezará una comisión de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) tras dejar el próximo 11 de marzo el palacio de La Moneda, la casa presidencial.