La presidenta chilena, Michelle Bachelet, se refirió a la violencia de género y a la ciberseguridad como grandes desafíos en la región, al inaugurar hoy la X Cumbre de la Comunidad de Policías de América (Ameripol) 2017 en Santiago.

"El uso de Tecnologías de la Información para fortalecer la gestión operativa, la violencia de género y la ciberseguridad, entre otros temas, son preocupaciones esenciales hoy por hoy, a las que las policías deben responder, tal como lo hacemos desde toda la institucionalidad disponible", dijo Bachelet.

El encuentro reúne del 23 al 25 de octubre al Consejo de Directores de la Comunidad de Policías de América, compuesto por 33 instituciones miembros y 23 entidades observadoras.

Tras dar la bienvenida a los asistentes, la presidenta chilena subrayó que "la seguridad es uno de los temas que más importan no sólo a ustedes, a los gobiernos, sino a los ciudadanos y ciudadanas de nuestras sociedades, y eso indica la importancia de este encuentro".

Tras dar la bienvenida a los asistentes, la presidenta chilena subrayó que "la seguridad es uno de los temas que más importan no sólo a ustedes, a los gobiernos, sino a los ciudadanos y ciudadanas de nuestras sociedades, y eso indica la importancia de este encuentro".

"Dar a las personas un ambiente de seguridad para ejercer sus derechos en plenitud es una tarea permanente, cuyas dificultades avanzan, crecen y evolucionan de la misma forma y al mismo ritmo que cambian las vidas de los habitantes de nuestras naciones", añadió la mandataria.

Ameripol fue creada en 2007 en Colombia, con el objetivo de intercambiar información en tiempo real, de manera horizontal y permitir que las policías de diferentes países puedan operar simultáneamente para neutralizar el delito y garantizar seguridad a todos los ciudadanos del hemisferio.

Bachelet mencionó que durante el encuentro se abordarán los modelos de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) y de la Oficina Europea de Policía (Europol) como ejemplos de cooperación policial internacional.

"Necesitamos fortalecer nuestra batalla contra el delito, porque no podemos permitirnos quedar a la zaga en materia de seguridad, mientras se inventan nuevos modos y tendencias para delinquir", dijo la jefa de Estado.

Al finalizar su intervención, la presidenta hizo una referencia a la necesidad de transparencia en el accionar de las policías, en lo que pareció una alusión a la investigación que afronta la policía uniformada chilena por una caso de corrupción por unos 50 millones de dólares.  

"Nuestras policías deben honrar en todo momento la confianza que como personas y como sociedad depositamos en ellas, con una conducta intachable, que debe manifestarse más allá de su jornada de trabajo y el cumplimiento de su necesaria función", agregó.