Madrid. María Hilda Pérez Zamora, sospechosa de pertenecer al grupo terrorista Sendero Luminoso, se negó este lunes a ser extraditada a Perú desde España porque los nombres de "Nadia", "Noemi", "Miryam" o "Rosa" que se le atribuyen corresponden a otras personas como su hermana, condenada por terrorismo.

"Soy inocente de lo que se me acusa y quiero que no se me extradite a mi país", dijo Pérez Zamora, a la que Perú reclama por un delito contra la tranquilidad pública y otro de terrorismo, en la vista de extradición celebrada este lunes en la Audiencia Nacional española.

Durante su declaración, Pérez Zamora destacó que uno de los nombres con el que se le ha identificado, "Rosa", corresponde a su hermana, que cumplió en Perú quince años de cárcel por su pertenencia a Sendero Luminoso, grupo responsable del 54% de las 70.000 muertes que dejaron los años del terrorismo en Perú (1980-2000).

La acusada también explicó este lunes que en 1994 su hermana le dijo que "la tenían en la lista", por lo que, teniendo en cuenta que su hermana "también era inocente y la detuvieron y juzgaron en un juicio injusto", decidió salir del país en 2008 con documentación falsa.

Al comienzo de la vista, la defensa pidió al tribunal la suspensión de la audiencia al entender que Perú no aportó indicios probatorios suficientes para que se identifique a Pérez Zamora como autora de diversos ataques violentos en localidades del norte del Perú entre diciembre de 1989 y el mismo mes de 1992.

En este sentido, la letrada se quejó de que, tras veinte años de investigación, su cliente haya sido finalmente identificada como autora de los hechos por un informe de la fiscalía de Perú de noviembre de 2008, realizado de "manera espuria" y "creyendo que un tratado de extradición puede soportar todo".

La sala desestimó esa petición al considerar que no se puede entrar en los "pormenores" de la forma en la que se ha instruido el caso en el país de procedencia de la acusada.

Por su parte, el fiscal Jesús Alonso mantuvo su petición de extradición al considerar que en la última documentación aportada por Perú queda "claro" el nombre, por lo que de acuerdo con el principio de cooperación internacional "hay que dar por buena esa identificación" y proceder a su extradición.

A su juicio, no existen intenciones "de carácter espurio" por parte de las autoridades peruanas, a pesar de que las actuaciones judiciales comenzarán primero ante un foro militar, pasando luego a ser instruidos estos hechos por la jurisdicción civil.

Pérez Zamora, que tiene dos hijas y esposo en España, solicitó en 2013 asilo político, por lo que sin prejuicio de lo que decida el tribunal, la extradición no podrá realizarse hasta que se resuelva esta petición de asilo.