El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, está nuevamente de gira por América Latina y en su primera parada en Brasil hizo un abierto llamado a los centroamericanos, les pidió que "no arriesguen sus vidas o las de sus hijos" intentando llegar a Estados Unidos por medio de traficantes de personas.

"Si no tienen condiciones de entrar legalmente, no vengan. Si les dicen que pueden llevar a sus hijos a Estados Unidos, no les crean. Construyan sus vidas en sus patrias", dijo Pence en una conferencia de prensa conjunta con el jefe de Estado brasileño, Michel Temer.

"Tenemos que garantizar que todos los países de la región puedan prosperar en su propia casa", pero "lamentablemente muchas personas de América Central viajan hacia Estados Unidos de forma ilegal" y "creen engañosamente que podrán entrar", declaró. Además agregó que hablaba desde el "corazón del pueblo americano y de un país que desea que sus vecinos prosperen”.

Pence aludió a la delicada situación creada por la separación de los hijos de los inmigrantes ilegales detenidos y garantizó que el Gobierno de Donald Trump "trabaja para unir a las familias", entre ellas las brasileñas, calculadas en unas cincuenta.

El vicepresidente estadounidense estará acompañado en la reunión por la secretaria de Seguridad Nacional de EE.UU., Kirstjen Nielsen.

Pence se reunirá este jueves (28.06.2018) con líderes de Centroamérica para abordar en conjunto la crisis migratoria. La cita se realizará en Guatemala y participarán, además del presidente guatemalteco, los mandatarios de Honduras, y El Salvador.

El vicepresidente estadounidense estará acompañado en la reunión por la secretaria de Seguridad Nacional de EE.UU., Kirstjen Nielsen, quien es responsable de inmigración y fue objeto de críticas por la separación de niños de sus padres registrada en la frontera estadounidense con México desde abril y hasta la semana pasada.