Berlin. Decenas de miles de alemanes protestaban el sábado contra el mayor plan de austeridad aprobado por Alemania desde la Segunda Guerra Mundial.

La coalición dirigida por la canciller Angela Merkel, cada vez más impopular, acordó el lunes un paquete de recortes presupuestarios e impuestos para que el déficit estructural federal cumpla los límites de la Unión Europea en el 2013.

La policía estimó que unas 10.000 personas se manifestaron el sábado contra las medidas en Stuttgart, mientras que los organizadores dijeron que entre 15.000 y 20.000 participaban en las protestas de Berlín.

"La crisis se llama capitalismo", "empleo, derechos humanos un futuro seguro para todos" y "las pensiones deberían ser suficientes para vivir", señalaban algunas de las pancartas de los manifestantes.

El Gobierno de Merkel propuso ahorrar 30.000 millones de euros durante los próximos cuatro años en bienestar social, principalmente en seguros de desempleo, y eliminando miles de puestos federales.

Una nueva encuesta de Infratest Dimap mostró que el 79% de los alemanes piensa que el plan de ahorro no estaba equilibrado socialmente y un 93% creía que no sería suficiente para cumplir el objetivo de recorte del Gobierno.