Washington. Cientos de miles de personas se reunieron este sábado en distintos lugares de Estados Unidos para participar en la denominada "March For Our Lives" ("Marcha por Nuestras Vidas") en demanda de leyes de armas más estrictas, liderados por sobrevivientes de una reciente masacre en Florida que reavivó el malestar social por los tiroteos masivos.

Estudiantes de la escuela secundaria de Parkland, en Florida, donde murieron 17 personas el 14 de febrero, fueron oradores en el mayor evento de la jornada, que se realizó en Washington, donde los organizadores dijeron que unas 500.000 personas se manifestarían cerca del Capitolio para pedir al Congreso que luche contra la violencia armada.

Las manifestaciones pretenden romper un estancamiento legislativo que por mucho tiempo ha obstaculizado los esfuerzos para aumentar las restricciones a la venta de armas de fuego en Estados Unidos, donde los tiroteos masivos en escuelas y universidades se han convertido en algo aterradoramente frecuente.

"No quiero que se vea a ningún niño como otra estadística", dijo Ashley Schlaeger, una estudiante de 18 años de la Universidad Estatal de Ohio que participó en el mitin de Washington con sus amigos.

En el suburbio de Parkland, en Fort Lauderdale, miles de personas pasaron por los puestos de control policial para reunirse en un parque antes de participar en una marcha. Muchos portaban pancartas con consignas como "¿Yo soy el siguiente?".

Durante la jornada se realizarían más de 800 manifestaciones en ciudades estadounidenses como Los Ángeles y Nueva York y en otros países, según los coordinadores.

Adam Buchwald, quien sobrevivió al tiroteo en la Escuela Secundaria Marjory Stoneman Douglas, en Parkland, dijo a la multitud que sus amigos y él seguirán trabajando para lograr que se apruebe una nueva ley: "Lamentablemente, esto podría repetirse en tu ciudad o pueblo. ¡Esto debe detenerse ahora!".

En una manifestación en Nueva York se realizó un momento de silencio por las víctimas en Parkland. Nicholas Cruz, el exestudiante del colegio de 19 años acusado de ser el atacante, podría enfrentar la pena de muerte si es declarado culpable.

Manifestaciones en todo el mundo. Durante la jornada se realizarían más de 800 manifestaciones en ciudades estadounidenses como Los Ángeles y Nueva York y en otros países, según los coordinadores.

En Sídney, Australia, la organizadora del mitin, Jennifer Smith, dijo a unas 300 personas, muchas de ellas estadounidenses, que podía "respirar tranquilamente" por enviar a sus hijos a una escuela en Australia, un país que tiene leyes duras sobre la tenencia de armas.

Los organizadores de las marchas en Estados Unidos publicaron fotos en Twitter de manifestaciones en lugares como Irlanda del Norte, Mauricio y Suecia.

Los manifestantes quieren que el Congreso estadounidense, muchos de cuyos miembros se presentarán a la reelección en los comicios de este año, prohíba la venta de armas de asalto como la que se usó en la masacre en Florida y ajuste los controles de antecedentes a los compradores de armas.