Santiago, Andina. Alrededor de 50.000 estudiantes chilenos tomaron este miércoles las calles de Santiago para reclamar un sistema de educación gratuita y rechazar la expulsión de alumnos de colegios por participar en protestas contra el gobierno derechista de Sebastián Piñera.

Los manifestantes recorrieron de manera pacífica el centro de la capital chilena para demandar profundos cambios, como lo hizo el movimiento estudiantil en las protestas multitudinarias el año pasado, señaló la cadena Telesur.

La vicepresidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech), Camila Vallejo, dijo que el pueblo está en la calle, dispuesto a seguir defendiendo el derecho a la educación gratuita y de calidad.

"El señor (Sebastián) Piñera ha señalado que la educación es un bien de consumo, pero nosotros entendemos que es un derecho universal”, manifestó, por su parte, el presidente de la Fech, Gabriel Boric.

Sostuvo que los ciudadanos no tienen por qué seguir endeudándose para poder ingresar a la educación universitaria.

El portavoz de la Confederación de Estudiantes de Chile y presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica, Noam Titelman, por su parte, opinó que se debe luchar contra la inequidad en el acceso a los estudios.

Seguiremos luchando por tener educación gratuita y de calidad y por el derecho a nuestra matrícula, expresó Danae Díaz, alumna expulsada del liceo Carmela Carvajal, de la comuna santiaguina de Providencia, reseñó Prensa Latina.

Aunque los actores sociales consideran plausible la decisión anunciada por el gobierno el lunes último de sacar a la banca del sistema de financiamiento a la educación superior, argumentaron que la medida resulta insuficiente por cuanto no elimina el lucro ni la exclusión de la enseñanza en sus diferentes niveles.