Miles de estudiantes de Estados Unidos suspendieron este miércoles (14.03.2018) por 17 minutos sus clases para honrar a las víctimas mortales que dejó hace un mes la masacre en una escuela secundaria de la ciudad de Parkland, en Florida, y presionar por una ley que controle el uso de armas en todo el país.

El "Día de Marcha Nacional", como fue denominada la manifestación, tuvo epicentro en la secundaria Marjory Stoneman Douglas, en donde el pasado 14 de febrero un ex alumno abrió fuego y mató a tres adultos y 14 menores.

Allí los jóvenes salieron a la cancha y ofrecieron un minuto de silencio en medio de los aplausos y gritos de decenas de personas que se reunieron a las afueras de la escuela, ubicada a unos 58 kilómetros al norte de Miami, para apoyarlos.

Los jóvenes convocaron la marcha en todo el país para presionar por la aprobación de una ley federal que prohíba las armas de asalto, tenga en cuenta los antecedentes de posibles compradores y desarme a quienes presenten señales de advertencia sobre un posible comportamiento violento.

El superintendente escolar del condado de Broward, al que pertenece Parkland, Robert Runcie, instó a los legisladores del país "impulsar una ley universal para restringir la venta de armas y evitar la violencia armada que ha cobrado tantas vidas".

En todo el "estado del Sol" niños, jóvenes y adultos se unieron a la iniciativa que tiene lugar casi una semana después de que el Congreso estatal y el gobernador Rick Scott aprobaran una ley que marcó el primer paso en la lucha contra el uso libre de armas.

"La violencia armada". Con actos simbólicos las instituciones recordaron a las 10:00 hora del este (14:00 GMT) a quienes murieron hace un mes. Unas escuelas liberaron globos y palomas mientras que otras ofrecieron caminatas con pancartas y sentidas palabras.

El superintendente escolar del condado de Broward, al que pertenece Parkland, Robert Runcie, instó a los legisladores del país "impulsar una ley universal para restringir la venta de armas y evitar la violencia armada que ha cobrado tantas vidas".

En Washington estudiantes de todas las edades se unieron a la manifestación y pidieron en las afueras de la Casa Blanca "un inmediato control de armas". Asimismo, decenas se unieron en otros estados como Nueva Jersey, Arizona, Nueva York, California, Atlanta, Connecticut  y Kentucky.