Ciudad de Juárez, México. Miles de mexicanos salieron este miércoles a las calles en varias ciudades del país para protestar contra la violencia del narcotráfico que ha dejado 37.000 muertos desde que el presidente Felipe Calderón lanzó una campaña contra los cárteles a finales del 2006.

Con pancartas con leyendas como "¡Basta ya!" y "¡Estamos hasta la madre (hartos)!", y coreando "No más sangre", los manifestantes marcharon hacia el Zócalo de la Ciudad de México.

Pese al clamor, autoridades localizaron este miércoles 59 cadáveres en ocho fosas clandestinas en un municipio del norteño estado de Tamaulipas, el mismo en el que el 2010 se encontraron los cuerpos de 72 migrantes de Centroamérica y Sudamérica ejecutados presuntamente por el cártel de Los Zetas.

"Estos hechos reprobables subrayan la cobardía y la falta total de escrúpulos con la que se desenvuelven las organizaciones criminales, que generan la violencia en nuestro país", dijo la presidencia en un comunicado.

"Estamos hasta la madre de ustedes, políticos (...), de esta guerra mal planteada, mal hecha, mal dirigida, de esta guerra que ha puesto al país en estado de emergencia". Javier Sicilia, poeta.

"Reafirman, a su vez, que debemos todos sumarnos a la condena de la violencia generada por los delincuentes, y la convicción absoluta del Gobierno federal de seguir enfrentando a la criminalidad con toda firmeza", agregó.

Al asumir el cargo, Calderón lanzó una campaña frontal contra el crimen organizado con miles de soldados y policías federales, pero la violencia no ha disminuido.

"Los mexicanos estamos hartos de esta guerra que nadie pidió", dijo Leticia Ruiz, quien participó en la protesta en la fronteriza Ciudad Juárez, que es la urbe más golpeada por la ola violenta en el país.

Demandas similares se repitieron desde la norteña ciudad de Monterrey, en la occidental Guadalajara y hasta en la colonial Cuernavaca, en donde se gestó esta protesta nacional tras el asesinato del hijo de un reconocido poeta.

A finales de marzo, el cuerpo de Juan Franciso Sicilia, de 24 años, fue encontrado junto a los de otros seis jóvenes abandonados dentro de un automóvil, en el que se encontró un presunto mensaje de un cártel.

Luego de la muerte de su hijo, el poeta Javier Sicilia lanzó un llamado a los mexicanos a exigir el fin de la violencia.

"Estamos hasta la madre de ustedes, políticos (...), de esta guerra mal planteada, mal hecha, mal dirigida, de esta guerra que ha puesto al país en estado de emergencia", escribió Sicilia, hace unos días en una carta abierta.