Miles de personas se unieron este jueves a las marchas de protesta convocadas en varias ciudades de Perú contra la corrupción en el Poder Judicial y para pedir la destitución de los magistrados y funcionarios descubiertos en actos ilícitos.

Las movilizaciones empezaron en la amazónica ciudad de Iquitos, al oriente del país, donde los manifestantes bloquearon calles y se enfrentaron a la Policía Nacional. En la ciudad del Cusco, en la sierra sur del país, en una manifestación estudiantil se intentó quemar un monigote de una rata gigante en la sede del Poder Judicial, pero la acción fue impedida por las autoridades. 

En otras ciudades los manifestantes, entre ellos, grupos universitarios, gremios profesionales y trabajadores, marcharon con banderas con crespones en señal de luto y demandando la destitución de los jueces y consejeros del sistema judicial, descubiertos en presunto tráfico de influencias, cohecho y patrocinio ilegal, entre otros cargos.

La más grande en la capital. La marcha más numerosa se movilizó en Lima, donde la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH) y la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) convocaron a miles de personas desde distintos puntos de la capital hacia la céntrica plaza San Martín.

El presidente peruano, Martín Vizcarra, declaró a la prensa que espera que este viernes el Congreso pueda tomar la decisión que corresponde, que es retirar a todos los integrantes del CNM.

Los manifestantes, principalmente estudiantes, obreros y grupos civiles, llegaron hasta el Congreso, burlando el cerco policial, con banderolas y carteles que pedían "¡que se vayan todos!" en referencia a las presuntas negociaciones entre jueces e integrantes del partido opositor Fuerza Popular. 

La lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, se pronunció en sus redes sociales para negar haberse reunido con el juez supremo suspendido César Hinostroza, quien resolvió un recurso a su favor en una investigación por lavado de activos, como se desprende de una conversación sostenida con el empresario Antonio Camayo.

Esperan votación en el Congreso. Durante la marcha, la Policía montada lanzó gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes que se mantenían en los alrededores del palacio Legislativo, donde mañana se votará un pedido de destitución de los integrantes del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) comprometidos en el escándalo.

El presidente peruano, Martín Vizcarra, declaró a la prensa que espera que este viernes el Congreso pueda tomar la decisión que corresponde, que es retirar a todos los integrantes del CNM. "Todos los que tienen responsabilidad en este caso de corrupción deberían renunciar", expresó Vizcarra. Horas antes, el mandatario manifestó su apoyo a los manifestantes y pidió que las movilizaciones se desarrollen en forma pacífica y dentro de la ley.

El escándalo de corrupción se hizo público la pasada semana, con la publicación de una serie de escuchas telefónicas que revelaron una amplia red de tráfico de influencias, cohecho y prevaricación en las más altas instancias de la judicatura, que incluye a altos magistrados, empresarios y políticos.