Montevideo. El presidente del Centro Militar de Uruguay, Guillermo Cedrés, dijo que es "muy difícil" que la comisión "Verdad y Justicia", creada por el presidente electo Tabaré Vázquez, avance más en el esclarecimiento de los crímenes cometidos durante la dictadura militar uruguaya (1973-1985).

"No es bombardear la comisión que creó el presidente (Vázquez), pero es difícil que alcance algo (...) Hay cosas que ya no se pueden saber más", aseguró Cedrés, en una entrevista publicada este jueves por el Semanario Búsqueda.

Acompañado por legisladores, líderes religiosos y representantes de familiares de desaparecidos y afrodescendientes, Vázquez anunció el pasado viernes en una rueda de prensa la creación de un grupo oficial para "trabajar en el tema de los ciudadanos y ciudadanas uruguayos desaparecidos", que se calculan en "más de 200", tanto en el país suramericano como fuera de sus fronteras.

La conformación de esta comisión responde a "razones éticas, morales, profundas, humanísticas de nuestra sociedad en su conjunto de seguir trabajando, aportando y buscando la verdad y la justicia en este tema tan sensible para la población uruguaya", aseguró entonces Vázquez.

"Cualquiera que vaya a declarar o diga algo, sabe que puede terminar procesado", señaló Cedrés sobre los escollos de investigar a militares de aquel período, además de lamentar que "hay fiscales que mintieron en aras de procesar gente y al que dice algo inmediatamente se lo acusa de alguna cosa".

La comisión, que será oficializada el próximo 1 de marzo, cuando se posesioné Vázquez, se plantea como objetivo "avanzar más de lo que se ha hecho hasta el momento", estableció el presidente electo.

Por tanto, el cometido de sus integrantes será el análisis de los archivos existentes, la búsqueda de la información relevante y la reconstrucción de los delitos a partir del testimonio de las víctimas, sus familiares o simples testigos.

Asimismo, el grupo deberá instrumentar el seguimiento del cumplimiento de las sentencias dictadas contra el Estado, tanto a nivel nacional como internacional, y analizar las leyes y medidas de reparación.

"Muchos hablan de derechos humanos, pero no respetan los derechos humanos de los demás", sentenció Cedrés, quien defendió, en representación de los militares, que "en ese momento histórico estábamos con otras reglas de juego, cumpliendo órdenes".