Brasil. El Ministerio Público Electoral (MPE) de Brasil pidió ayer al Tribunal Superior Electoral (TSE), la casación del mandato del presidente Michel Temer y la inelegibilidad de la ex presidenta Dilma Rousseff, por abuso de poder económico y político en las elecciones de 2014.

La información, que permanece bajo secreto de Justicia, fue difundida este miércoles por la prensa local, que cita fuentes vinculadas a las investigaciones.

La previsión es que el TSE dedicará la semana próxima cuatro sesiones a analizar el caso, dos extraordinarias y dos ordinarias, lo que puede llevar a la caída de Temer y a la convocatoria a elecciones indirectas.

En caso de que el TSE siga la recomendación del MPE, es decir, retirar su mandato pero mantener su elegibilidad, el presidente igualmente podría ser postulado en una elección indirecta definida en el Congreso.

El pasado 24 de marzo, la defensa de la ex presidenta Rousseff presentó al TSE documentos probatorios de que Temer tuvo sus gastos pagados por el Comité Central en la campaña de 2014.

Temer intentaba separar sus cuentas de las de Rousseff, en el proceso que podría resultar en la anulación de la victoria electoral de la fórmula presidencial, que ambos formaron en las elecciones generales de aquel año.

La apertura del proceso en el TSE fue solicitada por el Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB), del candidato derrotado Aecio Neves. Según la denuncia, la campaña de la fórmula victoriosa recibió financiamiento ilegal de fondos provenientes de desvíos en empresas públicas.

Temer sucedió a Rousseff el año pasado, provisionalmente en mayo y en forma definitiva el 31 de agosto, después de que la ex mandataria fue destituida por el Senado acusada de irregularidades administrativas en el área fiscal.