En medio de la agitada agenda que cumplió junto al presidente de la República, Rafael Correa, en la ciudad de Machala, provincia de El Oro, la ministra de Defensa, María Fernanda Espinosa, dialogó con la agencia Andes, en el moderno edificio de Ecu 911, Sistema de Seguridad Integrado, para referirse a varios aspectos de sus delicadas funciones, así como a las reiteradas amenazas en contra del mandatario de Ecuador.

-Las amenazas al Presidente han impactado a los ecuatorianos, respecto de este delicado asunto, ¿cuál es el rol que cumple el Ministerio de Defensa?

-Realmente, no le corresponde investigarlo a nuestro Ministerio, las instancias correspondientes están asumiendo esa responsabilidad.

-¿A qué instancias se refiere usted?

-Cuando se trata de denuncias en firme le corresponde investigar a la Fiscalía General de la Nación.

-En todo caso, ¿estamos hablando de amenazas reiterativas?

-Sí, efectivamente. Pero no conozco ninguna nueva amenaza de las que ya la opinión pública sabe y que el mismo Presidente a puesto en conocimiento de la ciudadanía.

-¿Cuál es el nivel de preparación actual de nuestras Fuerzas Armadas?

-Las Fuerzas Armadas son tremendamente profesionales, muy bien formadas…

-Pero, ¿están realmente equipadas?

-Tienen el equipamiento adecuado, conforme al compromiso que asumió el Presidente de la República.

-Y, ¿no siempre ha sido así?

-La capacidad operativa de Fuerzas Armadas estuvo abandonada casi más de 30 años, pero ahora están bien equipadas, tienen los instrumentos necesarios para cumplir con su labor.

-¿Cómo resumiría la misión que desempeñan las Fuerzas Armadas?

-Tienen la tarea de salvaguardar la soberanía y la integridad territorial; y, básicamente los derechos y garantías ciudadanas, es decir, lo que es la seguridad interna y las nuevas amenazas del siglo XXI como el combate al narcotráfico, la trata de personas, la minería ilegal, entre otros asuntos. Las Fuerzas Armada cumplen un rol decisivo en el país como lo manda nuestra Constitución, y son profesionales, altamente calificadas y con un profundo amor por la Patria.

-¿Cuántos efectivos militares están bajo su mando?

-Alrededor de 39.000 personas que son los miembros de las Fuerzas Armadas.

-Dentro de sus funciones, ¿qué es lo prioritario?

-Ventajosamente, este Gobierno de la Revolución Ciudadana tiene una política de Defensa que ha sido elaborada con mucho cuidado, de manera participativa, con especialistas en el tema, por los ministros Javier Ponce y Miguel Carvajal, y la pondré en práctica para que fomente la integración en materia de defensa y potencie la partición ecuatoriana.

-¿Qué tiene planificado en la agenda 2013?

En el Consejo de Defensa Sudamericana, el Ecuador propuso la creación de la Escuela Sudamericana de Defensa, es uno de los grandes proyectos que tenemos; así como armonizar esa doble función que tienen nuestras Fuerzas Armadas, garantes de la soberanía y de la integridad territorial, pero como agentes y actores del mantenimiento de la democracia, del fomento de desarrollo y también para garantizar la seguridad interna.

-¿Cuál es el desafío de las Fuerzas Armadas en cuanto a seguridad interna?

-No es un secreto para nadie que la frontera norte es una zona tremendamente vulnerable, con muchos desafíos. Acabamos de tener un Gabinete Binacional con el Presidente de Colombia, donde asumimos una serie de compromisos para enfrentar el tema de la seguridad en la frontera norte de manera conjunta y coordinada.

-En este tema, ¿cuáles serán las primeras acciones que se han puesto en práctica?

-Por ejemplo, estamos laborando de manera conjunta para regularizar los pases binacionales, las formas de patrullaje, intercambio de inteligencia, es decir, hay varios aspectos que tiene el plan de trabajo integrado y binacional, a fin de garantizar la seguridad en la frontera norte, pero también para fomentar el desarrollo y la integración de estos pueblos hermanos que son Colombia y Ecuador.

Y nuevamente, Ecuador tiene a una mujer al frente del Ministerio de Defensa…

Es un privilegio para mí que el Presidente me haya designado para estar a la cabeza de este Ministerio.