Pasar al contenido principal
Ministro asegura que Argentina es el país que más armas destruyó en el mundo
Domingo, Noviembre 13, 2011 - 10:45

"Con el procedimiento de hoy, alcanzamos la cifra de 149 mil 736 armas sacadas definitivamente de circulación", destacó el ministro de Justicia, Julio Alak.

Buenos Aires, Andina. El ministro de Justicia de Argentina, Julio Alak, destacó que este país fue "el que más armas destruyó en el mundo", al encabezar un procedimiento en el que se eliminaron más 16 mil 300 armas en una planta siderúrgica de la zona de Campana, se informó este domingo.

El procedimiento de destrucción fue supervisado por Alak y el ministro de Justicia y Seguridad bonaerense, Ricardo Casal, y se hizo en una planta ubicada en la ruta 12 kilómetro 2,3, de la localidad bonaerense de Campana.

La destrucción de armas se efectuó en el marco de las políticas que lleva adelante el ministerio de Justicia y Derechos Humanos para promover el desarme de la sociedad civil, un objetivo clave en las iniciativas para la prevención de la violencia.

Alak indicó que "con el procedimiento de hoy, alcanzamos la cifra de 149 mil 736 armas sacadas definitivamente de circulación", y destacó que "esa marca nos pone a la vanguardia del desarme civil en el mundo y convierte a la Argentina en el país que más armas ha destruido en todo el planeta".

Las armas destruidas fueron obtenidas en la segunda fase del programa nacional de entrega voluntaria de armas y a partir de la liberación de armas que estaban en poder de la justicia de Buenos Aires, Neuquén, Misiones, Río Negro y Chubut.

El ministro insistió en que como ante cada una de las instancias del plan nacional de desarme "este programa es prioritario para el Estado nacional porque representa una herramienta clave, para reducir los niveles de violencia en la sociedad".

En ese sentido, explicó que "la ausencia de armas en los hogares evita que conflictos interpersonales, que son el marco del 65% de los homicidios dolosos en la Argentina, terminen en muertes absurdas y absolutamente previsibles".

Sostuvo que "la mejor manera de defenderse durante un asalto es llamando al 911, para que personal de las fuerzas de seguridad actúen en forma profesional", en declaraciones que recoge Télam.

Advirtió que "el 90% de las veces que un ciudadano intenta defenderse empuñando un arma, el que termina herido es el asaltado y no el asaltante, que además se queda con el arma".

El mecanismo utilizado para la destrucción consiste en la trituración de las piezas y su posterior fundición mediante la utilización de un horno de alta temperatura y el material resultante se dona a la Fundación del Hospital Garrahan.

Autores

Agencia Peruana de Noticias