Caracas. El ministro de Alimentación, Carlos Osorio, aseguró que han podido constatar que algunos empresarios a los cuales se les han otorgado licencias de importación de carne de bovino han vendido las mismas en mercados internacionales.

“Se paran en las plazas centrales de los países de origen de las importaciones y dicen “vendo licencias para importar carne a Venezuela en US$10.000”, comentó.

El vocero gubernamental asegura que su despacho, al percatarse de esta irregularidad, procedió a llamar a todos los importadores para cuestionarlos sobre el destino y utilización de los permisos otorgados. De esta reunión ya van prácticamente dos semanas y en este tiempo el ministro Osorio aseguró que la ejecución de las licencias pasó de 14% a 50%.

“Lamentablemente, la importación para algunos es un negocio y es lo que nosotros estamos combatiendo, no podemos seguir aceptando que hayan importadores de maletín que no tienen infraestructura, no pagan recurso humano y no aportan nada al país”, dijo el funcionario.

En el despacho de Alimentación señalan que estos importadores inescrupulosos son los mismos que aparecen en los medios de comunicación a quejarse de que no les dan los permisos a tiempo y a anunciar que no va a haber carne en el país. Carlos Osorio también indicó que esta práctica irregular con licencias de importación ocurre de manera similar con otros productos de la cesta básica.