Washington. La seguridad del presidente de Estados Unidos Barack Obama no estuvo en riesgo en Colombia por un incidente con agentes del Servicio Secreto que involucró a prostitutas, dijo el miércoles la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano.

"No hubo riesgo para el presidente", indicó en una audiencia en la Comisión de Justicia del Senado.

Doce empleados del Servicio Secreto fueron investigados por presunta mala conducta en el incidente ocurrido en la víspera de la llegada de Obama a Cartagena para la Cumbre de las Américas.

Ocho de ellos se han ido del servicio, tres fueron absueltos de cargos de "mala conducta" y uno está en proceso de sufrir la revocación permanente de su autorización como agente de seguridad.

Otra decena de miembros del Ejército también están siendo investigados en el escándalo, que involucró a hasta 21 prostitutas.

"Los números los encuentro impactantes", dijo el senador Patrick Leahy, presidente de la comisión.

Napolitano indicó que en los últimos dos años y medio la oficina de responsabilidad profesional del Servicio Secreto no recibió ninguna queja similar en un período en el cual la agencia suministró protección en más de 900 viajes al exterior y más de 13.000 viajes internos.

"Por eso, desde ese punto de vista no hubo nada registrado que sugiriera que tendría lugar esta actitud", sostuvo.

"Realmente fue una gran desilusión para los hombres y mujeres del Servicio Secreto en primer lugar, que tienen estándares muy altos y que sienten que sus propias reputaciones ahora quedaron mancilladas por las acciones de unos pocos", sintetizó Napolitano.