Brasilia. El ministro de Deportes de Brasil, Orlando Silva, renunciaría este miércoles presionado por acusaciones de corrupción, dijeron fuentes del Gobierno, en un golpe de imagen para la nación que organizará la Copa Mundial del 2014 y los Juegos Olímpicos del 2016.

Silva ha sido acusado de recibir unos 40 millones de reales (US$23 millones) en comisiones ilegales que fueron a parar sus bolsillos y a los de su fuerza política, el Partido Comunista de Brasil.

De confirmarse, sería el quinto ministro que abandona el gabinete de la presidenta Dilma Rousseff en menos de un año y el cuarto salpicado por acusaciones éticas.