Un llamado a sus correligionarios en el Partido Socialista a defender la Reforma Educacional y mostrársela a las personas, ante los embates de sus detractores, hizo este sábado el ministro de Educación (Mineduc), Nicolás Eyzaguirre, en el Comité Central de esa tienda que terminó por refrendar las iniciativas claves del gobierno de Michelle Bachelet.

“Lo que estamos proponiendo son las mejores prácticas que todo el mundo desarrollado entendió hace mucho tiempo. Para eso se necesita coraje, convicción. Necesitamos que todos salgamos a la calle a convencer a las familias, a unirnos con los estudiantes y profesores en esta gran lucha, y desde luego no hacer caso a las maniobras que desde la oposición intentan hacer para dividirnos”, indicó la autoridad.

Detalló que en esa convocatoria que “aquí no hay posibilidades de dicotomizar. Inclusión y calidad son las dos partes del mismo problema y es por eso que el programa de la Presidenta Bachelet se ha planteado una reforma tan profunda”.

“Cuando lo que tenemos es un contrato social con la mirada tan chueca, no podemos pensar ni por un momento que esto se puede arreglar simplemente con un fondo adicional para pintar escuelas o con un convenio adicional para los trabajadores de la educación o con los profesores, o simplemente mejorando un poco la educación inicial o mejorando los planes y programas o discontinuando un poco el Simce. Son todos y cada uno de esos temas al mismo tiempo”, apuntó.

Puerta a puerta en Pudahuel. El titular del Mineduc hizo práctico ese llamado de salir a la calle participando luego en “puerta a puerta” en Pudahuel, en el poniente de Santiago, para conversar directamente con los vecinos acerca de la Reforma Educacional.

“Ahí vamos conociendo directamente de la gente cuáles son los problemas específicos que tienen bastante relación con lo que nosotros ya habíamos pensado: el exceso de alumnos por curso en los colegios municipales, el bullying, lo que les cuesta a los apoderados de particulares subvencionados juntar el dinero para pagar el colegio, la esperanza que tienen que éstos sean gratuitos. Fue una conversación que a uno le llena el corazón”, comentó.

En el marco de la misma reunión del PS, el ministro secretario general de Gobierno, Álvaro Elizalde, también fue frontal: “Toda reforma genera cierto grado de incertidumbre (…) La primera etapa es cuando una sociedad toma conciencia de la necesidad de impulsar un cambio”.

“A veces se demora décadas, pero una vez que se cristaliza esta convicción, y se anuncia un cambio, los sectores que se oponen al cambio recurren siempre a la misma herramienta: generar temor y en algunos casos terror. Nunca ha sido distinto, no presentan mejores alternativas al cambio, pero pretenden generaR incertidumbre”, cerró el vocero.