Tegucigalpa. El ministro de Finanzas de Honduras, Héctor Guillén, renunció el miércoles en medio de un escándalo provocado en la víspera por el arresto de su esposa al ser encontradas 1.125.000 lempiras (US$57.614) en efectivo en el vehículo en el que viajaba.

Dinora Arambury, fue arrestada el martes en una posta policial cercana a Tegucigalpa cuando en la revisión los agentes descubrieron la fuerte suma de dinero, que según Guillén era producto de un préstamo que le hizo una empresa financiera, y que usaría para cumplir pagos de una compañía de su propiedad.

"He tomado la decisión de renunciar de manera irrevocable a mi cargo de ministro de Finanzas para enfrentar esta situación", dijo Guillén al programa de televisión Hoy Mismo.

En Honduras, donde 7 de cada 10 personas viven en condiciones de pobreza, US$57.614 es considerada toda una fortuna.

Guillén defendió a su mujer señalando que no existe ningún delito por transportar dinero en el país.

El ministro del Interior y Población, Carlos Madrid, dijo en una conferencia de prensa que la renuncia de Guillén fue aceptada y que la presentó "en virtud de los sucesos conocidos y evitar que se involucrara en estos hechos privados y particulares a la Secretaría de Finanzas".

Guillén, quien asumió el cargo el 16 de febrero de 2012, fue el segundo secretario de esa cartera en el gobierno del presidente Porfirio Lobo.

El gobierno anunció el nombramiento del viceministro de Finanzas, Carlos Borjas, como titular interino de la dependencia.