Paris. Inspectores franceses concluyeron que el ministro de Trabajo, Eric Woerth, no abusó de su posición para interferir en asuntos impositivos de la mujer más rica de Francia, dijo el Ministerio de Presupuesto en un comunicado publicado el domingo.

Una declaración del ministro de Presupuesto Francois Baroin, dijo que la Inspección General de Finanzas de Francia también determinó que la información recibida por la cartera no justificaba ordenar una auditoría de los asuntos de la heredera Liliane Bettencourt.

Woerth lidera la reforma de pensiones del presidente Nicolas Sarkozy. Fue tesorero en momentos en que se acusa de recibir donaciones ilegales de Bettencourt y su difunto esposo a políticos conservadores. Woerth negó haber actuado mal.