"El cambio no se da en el gobierno, sino en las empresas", dijo el ministro de Planificación (Mideplan) de Chile, Felipe Kast, ante más de 650 empresarios y ejecutivos de toda Latinoamérica que se reunieron este jueves en en el "Foro Multilatinas: Estrategias para los próximos 25 años", realizado por América Economía para celebrar sus 25 años. 

El secretario de Estado chileno llamó a los empresarios de la región a buscar una "narrativa social", algo -según él- indispensable para el desarrollo de los negocios en un contexto en que los ciudadanos están cada vez más empoderados.

"Tenemos que ser competitivos, eficientes y agregar valor, pero en un mundo cada vez más horizontal, con ciudadanos empoderados, todos opinan sobre empresarios y empresas, y no se puede seguir como la avestrúz. Esto, es particularmente cierto en un contiente como el nuestro, marcado por las desigualdad", dijo Kast.

Las palabras del titular del Mideplan reforzaron la presentación de "Techo para mi País", un emprendimiento e innovación social, considerado el primero a nivel multilatino, y apoyado por América Economía, entre otras empresas. 

Nacido en Chile en 1997 para acabar con los campamentos de ese país, con el tiempo amplió su horizonte geográfico y hoy está presente en 19 países latinoamericanos.

Se trata de una organización sustentada por jóvenes universitarios que se emplean como voluntarios para desarrollar proyectos sociales ligados a la vivienda y también a problemas asociados de educación, salud u otros.

Según Juan Pedro Pinochet, director ejecutivo de Techo para mi País, la organización tienen "la arrogancia de querer cambiar la realidad", por lo que apeló a los presentes en el Foro Multilatinas a que inviertan en este emprendimiento social.

Por su parte, Carla Fernandini, gerenta general de la organización, subrayó que en América Latina hay 180 millones de personas bajo la pobreza, buscando contrastar ese dato con el contexto de un Foro para una región a la que le ha ido bien.

Techo para mi País abrió sus operaciones regionales en 2001 llegando a El Salvador y Perú. Hoy está en 19 países, incluido Haití, el más pobre de la región, y golpeado hace un año por un devastador terremoto.

Ha construido 78.000 soluciones habitacionales, cuenta con 400.000 voluntarios de 200 universidades ebn todo América Latina.