Punjab. Con una herida a bala en el hombro derecho resultó el ministro del Interior de Pakistán, Ahsan Iqbal, tras ser atacado al término de un acto político en la provincia del Punjab (este), informaron este domingo fuentes oficiales.

Las autoridades no descartan que se trate de un intento de asesinato, propiciado por las crecientes tensiones políticas que se viven en el país de cara a las elecciones generales de julio.

"Un atacante disparó a Ahsan Iqbal durante una pequeña reunión pública cerca de su ciudad natal en el área de Kajruru del distrito de Narowal. Estaba dando un discurso ante un grupo cristiano", indicó el jefe de la comisaría a cargo de la zona, Shahbaz Ahmed.

Talal Chaudhry, ministro para Asuntos Internos, dijo que Iqbal "por fortuna sobrevivió, gracias a Dios está fuera de peligro”.

El atacante, un joven de entre 20 y 22 años, fue inmediatamente arrestado por las fuerzas de seguridad cuando se aprestaba a gatillar su arma por segunda vez.

El atacante, un joven de entre 20 y 22 años, fue inmediatamente arrestado por las fuerzas de seguridad cuando se aprestaba a gatillar su arma por segunda vez.

"En ese momento la policía y la gente presente en el mitin lo redujeron”, dijo Malik Ahmed Khan, portavoz del gobernador, quien también confirmó que el ministro será operado en un hospital de Lahore, tras ser atendido inicialmente en un centro médico de Narowal.

Se desconocen motivaciones. Fuentes de seguridad comentaron que el ministro se había reunido con un grupo cristiano, aunque no había certeza de que eso tuviera alguna relación con lo sucedido.

Los ataques de milicianos islamistas han disminuido en Pakistán, pero sigue habiendo facciones activas que suponen una amenaza y perpetran atentados. En el pasado, el país también ha padecido ataques motivados por razones políticas.

El primer ministro pakistaní, Shahid Khaqan Abbasi, condenó "enérgicamente" lo ocurrido y ha ordenado un informe "inmediato" al inspector general de la Policía del Punjab, dijo la oficina del dirigente en un comunicado.

Iqbal asumió en reemplazo de su predecesor, Nisar Ali Khan, cuando éste cayó junto a la cúpula del Gobierno de Nawaz Sharif el pasado 28 de julio.