El ministro del Interior, Daniel Urresti, aseguró este lunes que el prófugo empresario Rodolfo Orellana, sindicado como cabecilla de una red criminal de lavado de activos, “va a caer porque aquí no hay intocables”, y pidió a la población tener paciencia en el trabajo policial.

Fue al comentar la captura del coronel (r) de la Policía, Benedicto Jiménez, quien el domingo llegó a Lima, procedente de Arequipa, y hoy fue llevado a una sala del Poder Judicial, en el marco de las indagaciones por sus vínculos con la presunta red de corrupción que se le atribuye a Orellana.

“Tenemos que esperar con paciencia. (Orellana) va a caer, va a caer igual que los otros. Aquí no hay intocables, aquí todos los que están requisitoriados van a caer. El trabajo que estamos haciendo es totalmente serio, le duela a quien le duela”, subrayó el funcionario.

Asimismo, rechazó las suspicacias de la oposición relativas a que la captura de Jiménez se realizó poco después de las críticas a su gestión durante la interpelación a la que fue sometido en el Congreso de la República. Las calificó de “mezquindad” frente al logro policial.

De otra parte, Urresti expresó su crítica “como ciudadano” al sistema judicial que –según opinó- suelta a los detenidos que enfrentan un proceso judicial y que luego son requisitoriados, ocasionando gastos al Estado para movilizar recursos y efectivos policiales.

Incluso detalló que la captura en Arequipa de Jiménez Baca demandó un costo para movilizar a detectives escogidos cuidadosamente, para asegurarse que estos no tuvieran vínculo alguno con el coronel en retiro o con Orellana.

“Mi crítica era que debería haber una norma que sancione a las personas que cometen estos errores o toman malas decisiones”, dijo, tras recordar que Benedicto Jiménez había sido capturado en dos ocasiones anteriores, en un corto periodo de tres meses.

En ese sentido, señaló que debe haber una mejor coordinación entre el Poder Judicial y la Policía Nacional para que las órdenes de detención sean comunicadas con antelación a la emisión de las mismas y así evitar la fuga del requisitoriado.

Para un buen funcionamiento de la justicia en el país, el trinomio “Policía, Ministerio Público y Poder Judicial” deben estar alineados, dijo Urresti, luego de participar en la ceremonia de ascenso a policías en la División de Emergencias (Diveme) en el distrito de La Victoria.

Mayor seguridad ciudadana. Por otra parte, el titular del Interior subrayó que el Gobierno trabaja para “reducir el índice de criminalidad”, dado que la eliminación total de la delincuencia resulta imposible, al tratarse de un problema estructural en toda sociedad y ciudad del mundo.

Sin embargo, dijo que pronto “se va a sentir un cambio” en la seguridad ciudadana en el país, con la próxima entrada en operaciones del denominado Grupo Terna, integrado por efectivos policiales vestidos de civil en busca de los delincuentes comunes.

Adelantó que este 15 de noviembre unos 2.000 efectivos del Grupo Terna saldrán a las calles de Lima y en enero se duplicará este contingente para luchar contra la extorsión, el sicariato, el tráfico ilícito de drogas, la microcomercialización de droga, los asaltos con bujías, entre otros ilícitos.

“Esperamos que su accionar se haga sentir de inmediato. El compromiso es que antes del relevo del presidente (Ollanta) Humala (en julio de 2016) dejaremos 10,000 policías que estén buscando a los delincuentes en las calles”, refirió.

Según señaló, estrategia de implementar el Grupo Terna obedece a las incongruencias entre población y número de efectivos policiales, al referirse a la región Arequipa, que con 1,2 millones de habitantes tiene 7.000 policías, mientras que el distrito de San Juan de Lurigancho, el más grande de Latinoamérica, tiene 1,1 millón de habitantes y solo 450 agentes del orden.

“Estamos afinando. Ya están por salir más efectivos y pronto esto va a ir cambiando. Tengan confianza, no se dejen asustar por estos agoreros que nunca han podido hacer nada y ahora se rasgan las vestiduras descubriendo cómo se debe hacer la seguridad ciudadana”, puntualizó.