Tras participar en la reunión del comité político en La Moneda, el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, reiteró que los mecanismos para financiar la educación superior son debatibles y flexibles y que por ello la decisión en esta materia la decisión se tomará con el parecer de todos los actores.

"En todas partes la gratuidad requiere de un esfuerzo personal, porque usted comprende que en ninguna parte la gratuidad puede durar una vida entera", dijo el secretario de Estado para descomprimir la tensión que generó en el conglomerado oficialista su opinión de que las carreras de nivel profesional o superior podrían ser costeadas por el Estado en un máximo de cuatro años, como en otros países.

Insistió si, que "el único tema de principios es el tema de la gratuidad (universal) que está reafirmado por el gobierno y por este ministro. En los temas instrumentales, que he declarado desde el primer día que son flexibles, son temas que se plantean para la discusión, se recogen opiniones, porque nosotros queremos gobernar de cara al país, y cuando se recogen esas opiniones se van logrando los consensos".

Tanto los ministros de La Moneda como los presidentes de los partidos oficialistas coincidieron en que las opiniones del titular de Educación no se apartan del corazón de la reforma al sistema educacional que la gratuidad universal y que sólo apuntaron a una fórmula que podría utilizarse para lograrla en la educación superior.