Lima. El ministro del Interior, Daniel Urresti, aseguró este jueves que será complicado encontrar una prueba en su contra que lo vincule a las investigaciones por el asesinato del periodista Hernán Bustíos, porque estas "no existen".

Indicó que quienes lo acusan, Edgardo Montoya y Amador Vidal, fueron militares a quienes denunció producto de su labor de contrainteligencia en el Ejército, e indicó además que la única testigo presencial del caso dice que no lo conoce.

"Este caso está en la fiscalía superior, es complicado porque el fiscal tiene que acusar y para ello tiene que tener y presentar pruebas. Y no se cómo harán en este caso, porque no hay ninguna prueba", afirmó.

En declaraciones a RPP, manifestó que Vidal falsificó un informe en su contra, emitido por su jefe superior y además, cuando estuvo en la Escuela Superior del Ejército, también adulteró sus notas para aparecer en el tercio superior, hecho fue descubierto.

Mientras que en el caso de Montoya, dijo que era un oficial a quien se le renovaba el contrato cada dos años, pero "al que se le descubrió robando autopartes de los vehículos que salían en operativos y, que incluso, se drogaba".

Urresti recordó que el caso por la muerte de Bustíos se inició en 1988 con la denuncia, proceso que se siguió en el fuero militar, donde fue sobreseído. Lo mismo también ocurrió al elevarlo a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Afirmó que estuvo asignado en la base militar de Castropampa, en Ayacucho, donde ocurrieron los hechos, pero que estaba en calidad de efectivo S-2 de contrainteligencia. Su labor consistía en enviar información al nivel superior y no participaba en operativos.

El ministro indicó que este proceso culminó en el 2007 con sentencias para los culpables, proceso en el cual el Poder Judicial llegó "a la verdad". Posteriormente, luego de 25 años y sin haber estado involucrado en esta investigación, uno de los presos por este hecho lo sindica como responsable.

En otro momento, aclaró que no piensa renunciar al cargo pues tiene derecho a la presunción de inocencia, al tiempo que aclarar que no se dictó impedimento de salida del país en su contra.

Asimismo, precisó que cuando el Presidente de la República le ofreció el cargo, le comentó sobre este caso y que, tras revisarlo con los abogados, le dijo que esta denuncia "no tenía asidero".