Ningún peruano, por principio, debería negarse al diálogo, sostuvo el ministro de Defensa, Pedro Cateriano, al comentar la oposición del líder aprista, Alan García, a participar en las reuniones entre el Ejecutivo y las fuerzas políticas.

"El diálogo es parte del sistema democrático y, cuando el presidente convoca, ningún peruano se debería, por principio, negar, pero cada uno está en su derecho de adoptar las posiciones que desee, esa es mi manera de pensar", recalcó.

Cateriano afirmó que respeta la postura de García Pérez, pero aclaró que naturalmente discrepa con ella, pues, además, no refleja el sentir de la mayoría de agrupaciones políticas que acudieron al diálogo el último lunes en Palacio de Gobierno.

Consultado también por la negativa del fujimorismo, el ministro consideró que, tanto este frente político como el aprismo, "van por la misma vía y el mismo norte, con coincidencias del pasado que mantienen en el presente".

Respecto al pedido de cambios en el Gabinete Ministerial, el titular de Defensa opinó que están en su derecho, como opositores, de hacer ese tipo de planteamientos, pero recordó que pedir su salida ya no es novedad.

"Desde que estoy como ministro el único planteamiento en materia de defensa, de los apristas y fujimoristas, es que renuncie Cateriano. Les pediría algo de novedad", expresó el ministro.

Cateriano brindó estas declaraciones a la prensa luego de inspeccionar las instalaciones de la base de control fluvial Boca Anapati, ubicada en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem).

Destacó que en su recorrido constató las condiciones en las que están los oficiales y soldados, los cuales cuentan con suministro de energía eléctrica, buenas habitaciones, sistema de alimentación con cocinas modernas y sistema de vigilancia.

"Por razones seguridad no puede decir cuántos oficiales y soldados hay en la base pero son suficientes para lograr el control territorial en una zona con presencia del narcotráfico, aliado con el terrorismo. Los esfuerzos que hemos hecho ya se pueden verificar", añadió.

Según adelantó, se construirán unas 12 bases contraterroristas más en el Vraem.