Para el ministro de la Producción Piero Ghezzi sería negativo que en la sesión plenaria extraordinaria del Congreso, convocada para este lunes, sea derogada la ley que crea un nuevo régimen laboral juvenil.

Señaló que el objetivo de esta norma es ir disminuyendo la situación de extrema informalidad de un vasto sector de jóvenes dentro del mercado de trabajo en el país.

"El problema de la informalidad es inclusive más acentuado en este ámbito que en el de los demás trabajadores", señaló.

En tal sentido, reiteró que "sería muy malo" para el país la derogatoria de la ley.

Recordó que fue el mismo Congreso el que, en dos votaciones sucesivas, respaldó mayoritariamente la aprobación de la norma.

En la segunda de ellas se aprobó con 69 votos a favor; cifra que consideró "abrumadora".

La razón para que. ahora, un gran número de parlamentarios se opongan a la ley es que el tema "se ha politizado", afirmó.

"Se habla de que el gobierno quiere esclavizar a los jóvenes, pese a que está desarrollando el programa Beca 18", manifestó.

Ghezzi reconoció también que hubo deficiencias en la difusión de los beneficios de la ley, y admitió que faltó más tiempo para "socializar" sus alcances.

Indicó, asimismo, que con la norma se quiere brindar a los jóvenes la oportunidad de alcanzar una experiencia laboral que muchas veces es considerada como un requisito indispensable para la dación de empleos.

"Durante unos años recibirán beneficios menores, pero estarán aumentando experiencia y capacidades para el resto de su vida", anotó.