Tegucigalpa. Los principales colaboradores del presidente de Honduras, Porfirio Lobo, han sido amenazados de muerte por el crimen organizado.

"Nuestro departamento de inteligencia investiga esta situación", expresó en rueda de prensa el ministro de Seguridad, Óscar Álvarez.

Indicó que se han reforzado las medidas de seguridad y se mantiene bajo vigilancia a varios ministros de Estado y a otros funcionarios importantes a fin de evitar atentados.

Dijo que "las amenazas vienen del crimen organizado".

No quiso identificar a los funcionarios ni dar detalles sobre las amenazadas. "Vivimos en un país complicado, un país con mucha violencia y delincuencia heredada... y estos son los resultados, pero jamás daremos un paso atrás", afirmó.

Lobo prohibió la semana pasada a sus ministros acudir al Palacio Presidencial en compañía de familiares y amigos. Aunque no precisó el motivo de la medida, el gobernante aseguró que "tengo suficientes razones para hacerlo".

Las oficinas y la residencia de Lobo, en las afueras de la capital, son vigiladas ahora por numerosos soldados y policías, antes la seguridad era mínima.