Tegucigalpa. La misión anticorrupción de la OEA en Honduras acusó este miércoles a legisladores y funcionarios por el desvío de US$12 millones de fondos públicos para financiar campañas del partido del presidente Juan Orlando Hernández y de otras dos agrupaciones de oposición en las elecciones de 2013.

La Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras (MACCIH) de la Organización de Estados Americanos (OEA), que opera en el país desde 2016, presentó acusaciones en el poder judicial contra 38 personas vinculadas al presunto desvío.

Los fondos financiaron las campañas del gobernante Partido Nacional cuando Hernández fue candidato presidencial por primera vez, y al tradicional y opositor Partido Liberal así como a otra agrupación minoritaria, según el organismo.

"Se ha hallado indicios suficientes que fondos públicos (...) habrían sido destinados a financiar las campañas políticas tanto del Partido Nacional como del Partido Liberal, en el año 2013", dijo la portavoz interina de la MACCIH, Ana María Calderón.

"Se ha hallado indicios suficientes que fondos públicos (...) habrían sido destinados a financiar las campañas políticas tanto del Partido Nacional como del Partido Liberal, en el año 2013", dijo la portavoz interina de la MACCIH, Ana María Calderón, en una conferencia de prensa.

Hernández, reelecto en noviembre, dijo sobre las acusaciones que espera "que todos colaboremos en las investigaciones con la MACCIH, como lo ha venido haciendo mi gobierno, es fundamental que se ha haga justicia, nadie puede estar por encima de la ley".

En un comunicado, la MACCIH dijo que los recursos fueron canalizados a través de dos fundaciones para desarrollar proyectos, pero "finalmente habrían sido depositados en cuentas de particulares y de candidatos a diputados, alcaldes y regidores del Partido Nacional (PN), Partido Frente Amplio (FAPER) y directamente a las arcas del Partido Liberal".

El dinero que fue entregado a coordinadores de la campaña del PN habría sido utilizado el día de las elecciones, el 24 de noviembre de 2013, además de para la compra de dos apartamentos en un céntrico edificio de Tegucigalpa y el pago de préstamos del Partido Liberal por unos US$4,5 millones, agregó.