La Paz. El presidente Evo Morales subarayó que si Chile impugna la demandla razona que Bolivia interpuso en 2013 ante la Corte Internacional de La Haya (CIJ), quedará al margen del derecho internacional. La autoridad ratificó así la competencia de ese tribunal.

El jueves pasado, cuatro expresidentes chilenos se reunieron con la mandataria de ese país, Michelle Bachelet, a quien le manifestaron su apoyo para impugnar la competencia de la CIJ sobre este caso. La respuesta boliviana no se dejó esperar. Morales afirmó que esa instancia está “sólidamente establecida” para tratar el juicio.

“Lamentamos que se pretenda desconocer y observar la competencia de una Corte Internacional en la cual se resuelven las controversias entre Estados de manera pacífica. Esta situación ubicaría a Chile al margen del marco que rige el derecho internacional”, enfatizó la autoridad.

En virtud al juicio, el 15 de abril Bolivia presentó ante la CIJ la memoria que sustenta la demanda marítima, que busca obligar a Chile a dialogar sobre una salida al mar con soberanía.

Presentada la memoria, si decide cuestionar la competencia, Chile tiene 90 días para interponer las “excepciones preliminares”. Empero, el plazo no es definitivo, porque se puede apelar a este recurso cuando presente su contramemoria, el 15 de febrero de 2015.

Tras la reunión en Chile, Bachelet destacó la intervención de Patricio Aylwin (1990-1994), Eduardo Frei (1994-2000), Ricardo Lagos (2000-2006) y Sebastián Piñera (2010-2014), además del canciller Heraldo Muñoz y el agente chileno ante la CIJ, Felipe Bulnes. “Hemos recogido sus opiniones que nos van a ayudar en los pasos a seguir”, dijo la Presidenta.

Por su parte, Lagos aclaró que la decisión final sobre el tema le corresponde al actual gobierno. Frei indicó que la CIJ funciona sobre la base del Tratado de Bogotá de 1948, suscrito por los países de Latinoamérica y que los tratados anteriores a ese año no pueden ser discutidos en el tribunal de La Haya. Bolivia, en todo caso, no pidió la revisión del Tratado de 1904.

El proceso está en marcha y Bolivia ha iniciado una estrategia para informar sobre el juicio a la comunidad internacional, una misión que encargó al expresidente Carlos Mesa (2003-2005).

Esta semana, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, reafirmó su apoyo a la causa marítima de Bolivia y pidió encararlo como un asunto regional. La declaración la hizo durante la visita oficial que cumplió en Santiago, donde se reunió con su homóloga, Michelle Bachelet, para revisar la agenda política y social de ambos países.