En los últimos días, el presidente de Bolivia, Evo Morales, ha utilizado Twitter para atacar a Chile en medio de su viaje a La Haya para revisar los últimos detalles de la réplica que su país presentará en marzo ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por el diferendo marítimo con Santiago.

Y este jueves no fue la excepción, ya que el mandatario altiplánico aprovechó la red social para criticar el origen dictatorial de la Carta Fundamental chilena. “Vivir en democracia, en el siglo XXI, no es gobernar con la Constitución de Augusto Pinochet”, disparó.

Esta semana, Morales ya había lanzado otros dardos, como cuando el miércoles expresó que “los Estados coloniales resuelven las controversias a través de las armas y de la invasión”; en cambio, agregó que “en el Estado Plurinacional resolvemos las controversias a través del diálogo, la negociación, la justicia y el derecho”.

Además, el martes se enfrentó en una discusión con el ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz, al recordar los “138 años de la invasión chilena” y afirmar que “agresión es invadir a países vecinos, robar agua, desconocer el derecho internacional y no cumplir compromisos”.

Las críticas de Morales a la Carta Fundamental chilena llegan en momentos en que internamente también se ha cuestionado permanentemente el origen dictatorial de ésta, por lo que La Moneda está trabajando en un proceso para crear una Nueva Constitución.