El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó este domingo que el encarcelamiento de los tres soldados bolivianos en una prisión del norte de Chile es igual al que sufre su país por no tener una salida al océano Pacífico desde fines del siglo XIX.

"Compatriotas y soldados de nuestra patria, el encarcelamiento que ustedes sufren hoy es el mismo al que Chile nos sometió geográficamente en los últimos 134 años", manifestó Morales en una carta enviada a los reclutas y difundida por el Gobierno.

El mandatario agregó que "ha pasado más de un siglo" desde que los bolivianos están "presos e incomunicados" en las "montañas".

"Los Gobiernos de Chile prefieren vernos geográficamente amputados, económicamente débiles y socialmente dependientes, impidiendo nuestro legítimo derecho a ejercer las libertades que otorga el acceso soberano al mar", afirmó Morales.

El presidente retomó este domingo su agenda de actividades, tras retornar de Guinea Ecuatorial donde participó en la Cumbre África-Suramérica.

La carta fue enviada a los soldados José Luis Fernández, de 18 años, Augusto Cárdenas (19), Alex Choque (20), detenidos desde el pasado 25 de enero acusados por las autoridades de Chile de haber cruzado la frontera con un fusil FAL.

El Gobierno de La Paz sostiene que los tres soldados no se dieron cuenta de que estaban pasando el límite cuando perseguían a un grupo de contrabandistas bolivianos de vehículos indocumentados.

En su carta, Morales insistió este domingo en que los tres soldados fueron detenidos cuando estaban cumpliendo con el "noble deber" de evitar "la comisión de delitos en la frontera, delitos que algunas autoridades chilenas parecen encubrir".

"Ninguna nación que se pretenda civilizada encierra a quienes persiguen el delito en la frontera" y "ningún gobierno" aplica leyes nacionales a otros Estados para juzgar "actos nobles que benefician a ambos pueblos", agregó el mandatario.

A juicio de Morales, "solo conciencias culpables y espíritus tiránicos son capaces de esta descomunal injusticia que viola sistemáticamente la jurisprudencia internacional".

También sostuvo que cada minuto que dura el encierro de los soldados "es un tiempo que lastima el alma", pero, a su vez, contribuye a esclarecer la conciencia sobre "el atroz y brutal zarpazo que propinaron fuerzas militares chilenas, promovidas por sus oligarquías", contra Bolivia en 1879 en la guerra del Pacífico.

"La invasión chilena nos arrebató más de 120.000 kilómetros y cercenó nuestro corredor natural de acceso soberano al Pacífico", indicó Morales en la carta.

Morales también reitera que la detención de los soldados es, a su juicio, "un acto de venganza política" porque Bolivia hace reclamos sobre sus "legítimos derechos" de salida al Pacífico.

Los Gobiernos de Chile y Bolivia han elevado el tono de su disputa por esta polémica, que con el paso de las semanas ha enredado la tensa relación que mantienen los dos países.