La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, ratificó este viernes su confianza en su vicepresidente Alvaro García Linera y repudió duramente a la derecha opositora por buscar confrontar a las autoridades del gobierno con acusaciones políticas sobre presuntos hechos de corrupción.

"El compañero Alvaro es de mucha confianza, en vano intentan enfrentarnos o crear desconfianza, no lo van a lograr", afirmó Morales durante una entrevista en una televisora local de la ciudad de La Paz.

Según Morales, la derecha pretende dividir al gobierno y el partido oficialista MAS, como estrategia de campaña electoral, a través de la "guerra sucia", para desprestigiar al denominado proceso de cambio.

Los legisladores de oposición denunciaron el martes que Sergio Velasco García, sobrino del vicepresidente, adquirió una propiedad minera en 2006 por 10.000 bolivianos (US$1.420), cuando el precio era mucho mayor.

García respondió el miércoles en una conferencia de prensa, que la concesión no entró en operaciones y caducó por falta de pago de patentes.

El mes de abril la oposición denunció sobre un supuesto tráfico de influencias de García Linera en el contrato suscrito entre la aerolínea estatal Boliviana de Aviación (BoA) y la empresa AIR Catering, que pertenecería a sus familiares.

Morales expresó que la derecha usa diferentes instrumentos para dañar la imagen del gobierno y anticipó que tiene informes de la próxima presentación de una fotografía suya con la que buscarán afectarlo.

"Son instrumentos de la derecha que quieren enfrentarnos, que quieren traer desconfianza (con el vicepresidente), en vano, imposible; nos conocemos, cada día por lo menos nos llamamos, a cualquier hora, permanentemente", afirmó el presidente.

Ambos ganaron las elecciones en 2006 y en 2009 con más del 50% de los votos.

En ese contexto, el presidente Morales pidió a la población que esté preparada para las mentiras de la oposición contra las autoridades.