El presidente Evo Morales afirmó hoy que la demanda marítima boliviana gana respaldo de sectores sociales en Chile y expresó su confianza que en con el gobierno de la recientemente posesionada Michelle Bachelet se avance en la agenda de diálogo de 13 puntos y se dé solución al diferendo marítimo antes de que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya se pronuncie sobre la demanda boliviana en este asunto.

El Jefe de Estado ofreció una conferencia de prensa en Palacio de Gobierno, en la que detalló aspectos de la agenda que cumplió en ocasión de su asistencia, entre el 10 y 11 de marzo, al acto de posesión de su colega chilena. Destacó el apoyo de organizaciones sociales y de otros sectores a la demanda boliviana de una salida soberana al Pacífico.

Recordó que en 2006 hubo similar muestra de respaldo en Santiago, pero dijo que a diferencia de ese entonces ahora se observó un cambio más amplio en la percepción del pueblo chileno en reuniones con personalidades académicas, exmiembros de organismos internacionales chilenos, docentes y fundaciones dedicadas a aspectos sociales además de partidos con orientación antiimperilista.

“Humanistas, otros partidos, ya no solo plantean mar para Bolivia, sino mar para Bolivia con soberanía. Lo más interesante, en este encuentro con movimientos sociale, me ha sorprendido; cuando fuimos en 2006…solo un grupo gritaba ‘mar para Bolivia’, pero ahora gritan todos ‘mar para Bolivia con soberanía’, esa es la diferencia”, resaltó.

El Mandatario describió que la caravana oficial también recibió el aprecio y apoyo del pueblo chileno. “Va creciendo ese sentimiento de mar para Bolivia, yo diría que eso es la diplomacia de los pueblos, es una forma de contactarse, de trabajar con los movimientos sociales, es explicar con argumentos la importancia que tiene mar para Bolivia”.

Consideró que esa posición debe traducirse en una solución del diferendo arrastrada desde 1879, tras la invasión chilena y posterior guerra. Expresó su confianza de retomar el diálogo sobre la agenda de 13 puntos, que incluye el tema mar, con su colega Bachelet, con quien se dio en 2006 el primer paso en esa línea de diálogo.

"Tenemos cuatro años (con Bachelet) para consolidar con resultados (la agenda de) 13 puntos", destacó y reiteró que no es excluyente el diálogo con la demanda interpuesta en la CIJ para resolver el diferendo. Bolivia debe presentar en abril sus alegatos y Chile tiene hasta 2015 para responder.

“No se va a levantar la demanda (en la CIJ), qué mejor acompañar con el diálogo”, insistió y añadió: “Qué mejor para dos hermanos países vecinos, en vez de esperar los fallos, resolver el mar con soberanía. Y ahí saludamos la posición del pueblo chileno, de los movimientos sociales, ahora se incorporan personalidades, espectacular, impresionante”.

La administración boliviana decidió recurrir a la CIJ ante la falta de propuesta de solución a la demanda de solución del diferendo bilateral.