El presidente Evo Morales recordó este jueves que en agosto de 1994, cuando era dirigente cocalero, consumió bebidas alcohólicas durante siete días en el Chapare, que le dejó la lección del "autocontrol" para entender los efectos nocivos que causa en el cuerpo humano.

"Les cuento una verdad en 1994, un primero de agosto decidí tomar todo lo que se me presente, el 2 de agosto, Día del Indio, fiesta total, otra vez hasta las dos de la mañana, tres, cuatro, cinco, el seis de agosto ya no sentía sabor a la cerveza y la chicha, el cuerpo te pide más, la cerveza era como agua", relató el mandatario en la cumbre de seguridad ciudadana.

Comentó que en esa oportunidad le dijo a su compañero, el actual viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, que su cuerpo "quería más" y que la cerveza no hacía efecto: "Compramos soldaditos, alcohol puro, compramos y tomamos eso, sobre eso el cuerpo feliz, ya andaba en mi bolsillo con el soldadito (alcohol puro envasado en envases pequeños)".

"Para cuando terminaron las fiestas patrias creo que estaba morado; dije que no tomaría nada. La primera semana después del 8 de agosto no podía aguantarme el cuerpo, quería bebida. He sufrido, pero me he dominado yo mismo, sino seguro acababa alcohólico por ahí. Quiero decirles que depende de uno, se autocastiga si no hay autocontrol", reflexionó el mandatario.

La reflexión se dio en el marco de la inauguración de la Cumbre Nacional de Seguridad ciudadana de Santa Cruz, donde puso a conocimiento un proyecto de Ley para evitar el consumo de bebidas alcohólicas que causan violencia y general problemas de inseguridad ciudadana.