La Paz. El presidente Evo Morales reclamó este sábado a Chile por no haber informado a Bolivia de las acciones del general (r) René Sanabria, quien se declaró culpable de narcotráfico ante un tribunal de EE.UU. En este contexto, agregó que la DEA se vale de agentes de países vecinos para dañar al país.

“Según informaciones, (sabemos) que algunas instituciones, que algunas autoridades de Chile ya sabían que ya hicieron seguimiento (a Sanabria). Yo me pregunto: ‘si algo sabían algunas instituciones de Chile, ¿por qué no nos comunicaron oportunamente para dar un castigo severo en Bolivia?’”, cuestionó Morales, durante el acto del 185 aniversario de la Policía.

Tomando en cuenta que la DEA participó de la detención del ex zar antidrogas, Morales señaló que “parecería que algunas instituciones de los vecinos países están al servicio de intereses externos” y afirmó que dicho organismo siempre “manejó” el tema de la lucha antidrogas “con fines netamente políticos”.

“La DEA (en Bolivia) no luchaba contra el narcotráfico, la DEA controlaba el narcotráfico con fines netamente políticos, y muchos oficiales de la Policía Nacional saben de esas andanzas del pasado, en el pasado de la DEA de Estados Unidos”, indicó el jefe de Estado, quien expulsó a la agencia antidrogas estadounidense en noviembre del 2008 con el argumento de que “conspiraba” contra su gobierno.

Injerencia. Morales lamentó la última etapa de la trayectoria de Sanabria, ex comandante de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) y que al momento de su detención estaba a cargo del Centro de Inteligencia y Generación de Información (Cigein). “Por culpa de esta persona quedamos mal, no solamente como Policía, sino hasta como pueblo boliviano”, dijo.

Con respecto a la DEA, añadió que este organismo “todavía intenta, recurriendo a algunos expertos en investigación de países vecinos, usar a una persona que esté implicada en narcotráfico y desde ahí querer denigrar al pueblo boliviano”.

Estas declaraciones se suman al anuncio que hizo de plantear una queja internacional contra Chile por vulnerar los derechos humanos de 14 militares bolivianos detenidos en ese país, a mediados de este mes, y que luego fueron puestos en libertad.

Además, se producen un día después de que el ministro de Defensa chileno, Andrés Allamand, dijera que Morales buscó “desviar la atención del caso de Sanabria” al condecorar a los 14 miembros del Ejército.

“Alguien podría considerar que (la condecoración) es parte de una idea de desviar la atención, particularmente porque se ha sabido que la persona que se encontraba, precisamente, a cargo de la lucha contra las drogas en el gobierno boliviano ha reconocido su participación en un episodio de narcotráfico”, afirmó Allamand este viernes.