La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, dijo el domingo que le pidió al primer ministro ruso, Vladimir Putin, que el país euroasiático aumente su presencia en Latinoamérica, dos días después de que Rusia y Venezuela formalizaran un proyecto petrolero de 20.000 millones de dólares.

Putin realizó su primera visita a Venezuela el viernes y estrechó lazos políticos y económicos con el mandatario izquierdista Hugo Chávez. Morales hizo un fugaz viaje a Caracas para asistir a las reuniones entre Putin y el líder venezolano.

"Yo pedí en una reunión con el primer ministro de Rusia, Vladimir Putin, que haya mayor presencia de Rusia en Latinoamérica. Que Rusia vuelva con fuerza a Latinoamérica", dijo Morales, tras emitir su voto en los comicios regionales que vive el país andino.

"El planteamiento que hice fue cómo relanzar nuestras relaciones diplomáticas, relanzar nuestras relaciones de comercio, inversión y cooperación", agregó Morales desde la región central de Cochabamba.

El año pasado, Bolivia pidió formalmente a Rusia un crédito de más de 100 millones de dólares para comprar un avión presidencial y equipo militar.

El nuevo Antonov An-148 reemplazará al pequeño jet Sabre de fabricación estadounidense que data de 1970.

"Este mes una delegación de ministros viajará a Moscú para empezar las negociaciones sobre inversiones en el sector energético y sobre un crédito concesional para defensa y el sector eléctrico", detalló Morales.

El líder indígena adelantó que la compañía aeronáutica rusa Ilyushin construiría en Bolivia un centro regional de mantenimiento de sus aviones Antonov An-148, con una inversión de 5 millones de dólares.

Actualmente, el único centro de mantenimiento de esas aeronaves en la región funciona en Cuba.

En el 2009, la empresa rusa firmó acuerdos con empresas de Venezuela, Ecuador, Brasil y Perú para suministrar aviones de pasajeros y carga.

La estatal rusa Gazprom opera en Bolivia, que posee la segunda reserva de gas más grande de Latinoamérica, detrás de Venezuela.