La Paz, Andina. Líderes sindicales, que reclaman por aumentos salariales, han pedido al gobierno poner fin a la compra de un satélite para destinar los fondos a salarios, informó este domingo el propio presidente Evo Morales, que descartó esa posibilidad porque "estamos entrando a la modernidad".

Morales relató pormenores de las negociaciones con dirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB), su ex aliada, que hace dos semanas protagonizan violentas protestas en varias ciudades con cortes de ruta, para presionar por un incremento superior al 10% decretado por el gobierno, entre otras demandas.

"Un compañero sindicalista me ha pedido que dejemos de comprar el satélite. Grave, (porque) estamos entrando a la modernidad. El aumento salarial debe venir de recursos que generemos", dijo el presidente en un acto público en Quillacollo, en el centro de Bolivia.

Comentó que otro sindicalista pidió utilizar las reservas internacionales, que pasan los US$10.000 millones, para aumentar los salarios.

"Yo le dije, si ustedes convencen al pueblo de que las reservas sean utilizadas en salarios, no tengo ningún problema. No es la plata del Evo", acotó.

Las negociaciones se estancaron este sábado ante el pedido salarial, consignó el portal del diario El Mercurio.

"Ahí nos hemos estancado, lamento que muchos compañeros piensen así", dijo el mandatario.

El líder de la organización sindical Pedro Montes señaló que no habrá tregua en las protestas hasta que las demandas sean atendidas.

Se trata de las manifestaciones más duras que afronta Morales desde principios de año debido a un aumento en el costo de vida que influyó en una merma en su popularidad.

Una compañía china construye el primer satélite boliviano a un costo de US$339 millones, de los cuales US$295 millones son un crédito del estatal Banco de Desarrollo de China.

Está previsto que en tres años pueda concretarse la puesta en órbita del satélite llamado Tupaj Katari en honor de un héroe indígena del Siglo XVII.

El gobierno dijo que un satélite propio permitirá a Bolivia cerrar la brecha tecnológica sobre todo en el área rural que sólo tiene 10% de cobertura telefónica.

Por su parte el ministro de Obras Públicas, Walter Delgadillo, dijo este domingo que los funcionarios públicos son el 15% de los asalariados del país y que un aumento adicional del 5% al decretado por el gobierno, significará US$385 millones adicionales al año.

"Está en juego el programa y el proyecto político del gobierno", sostuvo.