La Paz. Bolivia realizará en 2011 un censo nacional de población y vivienda considerado clave para redistribuir cuotas de poder político, en medio de un tenso proceso de establecimiento de autonomías regionales, anunció este miércoles el presidente Evo Morales.

El mandatario aclaró que sólo después de ese censo, y no antes, podría atenderse una demanda de más escaños exclusivos para pueblos indígenas minoritarios en la Asamblea Legislativa Plurinacional, por la que varias comunidades autóctonas realizan una marcha de protesta desde hace 10 días.

"En los departamentos, en circunscripciones, hay sectores sociales interesados en tener mayores espacios, en las asambleas departamentales y en la Asamblea Plurinacional, sin embargo quiero decirles que eso sólo lo decidirá el censo de población", dijo Morales.

El presidente indígena hizo la declaración tras promulgar una ley de régimen electoral que supedita precisamente a los censos decenales la distribución de los escaños legislativos nacionales y de las recién creadas asambleas departamentales.

Las comunidades que iniciaron su marcha el 21 de junio en la ciudad amazónica de Beni, lideradas por la Central Indígena del Oriente Boliviano (CIDOB), piden más representación política y competencias de autonomía que el Gobierno rechazó por considerarlas "excesivas" y contrarias a la Constitución.

Los pueblos indígenas minoritarios tienen reservados siete de los 130 escaños de la Asamblea Plurinacional elegida en diciembre, aparte de decenas de diputaciones ganadas por las comunidades indígenas mayoritarias -aymaras, quechuas y guaraníes- en listas del Movimiento al Socialismo de Morales.

El departamento de La Paz, bastión electoral de Morales, tiene 29 diputaciones en la Asamblea Plurinacional surgida de los mismos comicios en los que Morales fue reelecto por abrumador mayoría.

La oposición conservadora, cuya plaza fuerte es Santa Cruz, sostiene que ese rico departamento tiene ya más población que La Paz, reclamando por ello más de los 25 diputados actuales.

La Constitución vigente desde febrero de 2009, uno de los principales cambios impulsados por Morales, garantiza también para los indígenas en general representación en los órganos nacionales de la justicia y el recién creado poder electoral.

Las demandas de la CIDOB "desconocen los avances sin precedentes de los pueblos indígenas con la nueva Constitución", dijo a reporteros el ministro de Autonomías, Carlos Romero, anunciando que un diálogo para poner fin a la marcha sería instalado en la tarde de este miércoles.

La CIDOB "debería dejar de escuchar a organizaciones no gubernamentales financiadas por la embajada de Estados Unidos y dedicarse en cambio a consolidar los cambios constitucionales", advirtió.

Adolfo Chávez, presidente de la CIDOB, negó vinculación con la embajada norteamericana y aseguró que la marcha, que se prolongaría por 1.500 kilómetros si llega a su destino final en La Paz, busca sólo "el cumplimiento de todas las promesas gubernamentales de cambio".

Dos censos. En una declaración separada, la ministra de Planificación del Desarrollo, Viviana Caro, dijo que en 2001 se realizarán dos censos en Bolivia, uno de población y de vivienda y otro agropecuario, con un costo US$40 millones.

"El censo de población es un tema que ya estaba programado (...), los recursos están garantizados y provienen de la cooperación internacional y del Gobierno", afirmó Caro, según fue citada por la agencia estatal de noticias ABI.

El anterior censo en Bolivia se realizó en 2001 y el Instituto Nacional de Estadística proyecta que el país tiene ahora 10 millones de habitantes, de los cuales poco más de la mitad está asentada en los departamentos de La Paz, en el occidente andino, y Santa Cruz, en las llanuras orientales.