Madrid. El presidente de Bolivia, Evo Morales, matizó este miércoles su acusación de que el Partido Popular español habría apoyado acciones conspirativas de la derecha en su país, en especial un supuesto intento de golpe de Estado en septiembre del 2008.

"Yo no acusé y esto lo dejé muy claro ayer. Me informé desde los distintos medios de que el PP, mediante una fundación, financiaba no solamente el golpe de Estado sino a los separatistas de Bolivia", declaró Morales en una entrevista en Radio Nacional de España.

El mandatario agregó que el caso estaba en manos de la Justicia boliviana, que sería la encargada de realizar la investigación.

"Está sujeto a una investigación, por supuesto, en Bolivia. (...) Está en manos de la Justicia boliviana. La Justicia boliviana descubrió una investigación sobre los grupos separatistas", explicó.

Además, Morales acusó a algunos medios de comunicación de tratar de confundir mediante la difusión de falsas acusaciones.

El gobernante indígena había hecho la denuncia durante un encuentro con periodistas en el marco de la cumbre UE-América Latina y el Caribe que se celebró este martes en Madrid.

Morales afirmó entonces que durante sus primeros cuatro años de mandato, cuando puso en marcha un plan de nacionalizaciones, afrontó el desafío de grupos derechistas, incluso "separatistas", apoyados por el PP a través de una fundación política que no identificó.

El supuesto intento de golpe de Estado de gobernadores regionales contra Morales se produjo en septiembre de 2008 -un mes después de que el mandatario fuera ratificado con más de dos tercios de votos en un referendo- y fue sofocado tras varios días de violencia que dejaron unos 15 muertos.