Durante el discurso central del acto celebrado en la plaza Abaroa, el Primer Mandatario ratificó que está en marcha el trabajo para plantear una demanda ante la Corte Internacional de La Haya, como anunciara hace un año en el mismo escenario. Sin embargo, el presidente Morales advirtió que el proceso de preparación de ese documento “será largo”, porque debe ser sólido.

Mientras, pidió al pueblo boliviano asumir un compromiso de unidad para lograr el crecimiento y desarrollo del país, y así estar preparado en el momento en que se encare de manera decisiva el acceso soberano al Pacífico.

La primera autoridad nacional también hizo referencia a la situación actual y criticó el hecho de que Chile mantenga las minas antipersonales en la frontera y que no muestre avances en el diálogo bilateral para encontrar una solución al diferendo, que implique el derecho de una salida al mar que tiene Bolivia. “Chile no puede seguir siendo un mal vecino”, invocó. E inmediatamente aseguró que, en ese sentido, la demanda boliviana “no es un acto inamistoso”. “Es hacer uso de un recurso para resolver nuestras diferencias de manera pacífica”, explicó.

La demanda boliviana de una salida al mar, que será planteada contra Chile ante la Corte Internacional de la Haya, es estudiada por un equipo de cinco expertos internacionales, quienes concluyeron que existen los sustentos jurídicos, históricos y económicos.

Para elaborar el documento, el Ggobierno constituyó la Dirección de Reivindicación Marítima (Diremar) que está a cargo de Juan Lanchipa, a quien apoyan los españoles Rosa Riquelme, Antonio Remiro y Jorge Cardona, además de los argentinos Marcelo Cohen y Osvaldo Gugliermino.

Diremar cuenta además con comisiones a cargo de historiadores, abogados y diplomáticos que trabajan en apuntalar el documento que será presentado en La Haya aunque aún no hay fecha definida para que ello ocurra.